viernes, 18 de diciembre de 2015

Hyacinthus


Hyacinthus

Joven hermoso que enamorara a Apolo
jugando con el disco,
para él cariñoso.
El supremo dios
no supo medir su fuerza poderosa;
y buscando impresionarle,
en un disparo cruel
hirió al amante de muerte.
Esa es la pura verdad
de lo que sucedió en el Olimpo.   
Lo demás: divina invención
para esconder la culpa.  

El supremo Apolo se apresuró
a buscar un dios menor
 que asumiera el pecado.
Lo vistió del ropaje de los celos;
y lo puso en los cielos,
a remover las nubes.  

Esta fue la versión: 
Andaba Céfiro envidioso
del amor entre Apolo y el hermoso Jacinto,
y espió un día sus juegos amorosos.
Volaba suavemente, entre los dos, el disco:  
y en su vuelo se cruzó la perfidia.
Los labios de Céfiro 
soplaron deslealtad. 
y quedó el amante herido 
de una muerte segura.


El todopoderoso dios
prohibió a Hades, - dios menor de la muerte –
que reclamara al joven.  
No quiso, empero el dios, que Jacinto
regresara a la vida;
mas permitió que su sangre derramada
se convirtiera en flor.
Y lloró Apolo como un hombre,
convirtiéndola en luto.


(agf/2mil15)



#

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espero tu comentario amable. Me ayudará a mejorar. Gracias.

OTRAS ENTRADAS ANTERIORES