martes, 22 de abril de 2014

poema en obras


Mi palabra es agraz,
como la uva 
que está sin madurar;
llena de desazón.
Mas vuelan abejas
laboriosas, en mi frente...
Y eso me impide el desespero. 
...

Mi discurso es procaz,
atrevido, insolente;
cínico, desvergonzado, indecente.
Pero dicen los músicos
que Euterpe, placentera,
educa lo grosero,
y hasta amansa a las fieras.

No me deleita la virtud de Terpsícore,
ni los pies,
ni los lábios compartidos;
me refugio en Erató,
y en su dulzura.
Discreto y comedido,
paseo en la espesura
del amor...
¡¡Qué atrevimiento!!!

(agf/22.04.2mil14)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espero tu comentario amable. Me ayudará a mejorar. Gracias.

ÍNDICE DE CATEGORÍAS:

OTRAS ENTRADAS ANTERIORES