sábado, 5 de abril de 2014

LOS MAESTROS CANTEROS

En la Edad Media el proyecto del edificio no quedaba registrado en papel, sino que debía estar bien claro en la cabeza del maestro, que cada día realizaba un boceto de las partes a llevar a cabo. Ese boceto se iba plasmando en la construcción de los muros, que algunas veces recogían señales en las mismas piedras: unas angulares, otras de posición, otras de verdaderos planos del arquitecto...
Los "Magíster muri", eran hombres cultos y muy viajeros,  que transmitían sus conocimientos a lo largo de los países que visitaban. Presumían de una cultura preeminente en aquélla época oscura, donde incluso la mayoría de los monjes no eran lo suficientemente cultos. Así, el descubrimiento de los nuevos saberes tardaría en comenzar a desarrollarse, excepto entre los "Magíster Muri" y los canteros, con sus estudios prácticos de matemáticas, geometría y arquitectura.
Los "Magíster Muri" viajaban continuamente, en su búsqueda de conocimientos. El viaje a Santiago se considera, con carácter universal, como paradigma de las operaciones de las obra en piedra. "Un viaje que todos los alquimistas tienen que emprender antes de comenzar las operaciones", - dice Fulcanelli, que sigue abundando: "Solo Dios, por la intercesión del señor Santiago, concede, a quienes juzga dignos de ello, el rayo de luz indispensable para el conocimiento de la PIEDRA." 



Esta marca que traemos aquí, bien puede ser un sencillo plano de la orientación de la obra, de sus ángulos y  desarrollo; y las distancias....








¡¡¡MAGISTRAL!!! 






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espero tu comentario amable. Me ayudará a mejorar. Gracias.

OTRAS ENTRADAS ANTERIORES