sábado, 5 de abril de 2014

carta de la prima Vera



Querido primo:
Ya te echamos de menos. 
Hace ya un calorcillo agradecido en el jardín. Cuando deja de llover, se abren las margaritas en la pradera. Y se secan las piñas del pino enorme, en el rosetón del nogal... Esas que tienes recogidas, ya sabes. Yo tengo, a mis pies, el agua verde. Y la piscina rebosa, emborrachada de invierno. Si tardas en venir, creo que se van a adelantar las ranas. Ya croan, al oscurecer, allá en la presa. Y ya sabes que, - no sé bien cómo -, vienen hasta aquí, a saltos... 
Te estamos esperando.
Te quiero.
             La prima Vera:
 
                                        

        

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espero tu comentario amable. Me ayudará a mejorar. Gracias.

OTRAS ENTRADAS ANTERIORES