viernes, 20 de diciembre de 2013

carta a una POLÍTICA desconocida...



07.12.2mil07
 (1)
Hace unos meses que conozco a una nueva formación política. Es como si hubiera conocido a una nueva mujer joven que ha decidido meterse en la política. Pero no a una política típica. Quiero decir, al uso - y al abuso - que estamos acostumbrados. Os voy a hablar de ella, un poco; como si no la conociera todavía. Es otra de mis utopías. ¿Recordáis?: Utopía es: proyecto, idea o sistema irrealizable en el momento en que se concibe o se plantea...

Política: arte, doctrina u opinión referente al gobierno de los Estados, comunidades, regiones, etc.
.
La política (del griego πολιτικος (politikós) «ciudadano, civil, relativo al ordenamiento de la ciudad») es el proceso y actividad, orientada ideológicamente, de toma de decisión de un grupo para la consecución de unos objetivos. La ciencia política estudia dicha conducta. El nacimiento del término se produjo en el siglo V antes de Cristo, en Atenas. Aunque en algunos paises actuales no haya nacido todavía.
Desgranando la palabra, - polis y tiké - coincido con Aristóteles al pensar que la felicidad más completa, la fortuna (sobre todo, la buena), y la virtud, se pueden alcanzar mejor en una ciudad. No en una ciudad de edificios físicos, de calles, y de barrios; sino en una ciudad de cuidadanos. En ese sentido, política es una palabra razonable: polis: ciudad; tiké: fortuna, virtud. Pero desde los viejos griegos, esta palabra se ha contaminado. Y hasta prostituido.


Las definiciones clásicas apuntan a definir política como el "ejercicio del poder" en relación a un conflicto de intereses. Son famosas las definiciones fatalistas de Carl Schmitt de la política como juego o dialéctica amigo-enemigo que tiene en la guerra su máxima expresión; o de Maurice Duverge como lucha o combate de individuos y grupos para conquistar el poder que los vencedores usarían en su provecho. Hoy, muchos políticos comparten esta práctica.

Una perspectiva opuesta contempla la política en un sentido ético, como una disposición a obrar en una sociedad utilizando el poder público organizado, para unos objetivos provechosos para el grupo. Así las definiciones posteriores del término han diferenciado poder, como forma de acuerdo y decisión colectiva, de fuerza como uso de medidas coercitivas o la amenaza de su uso. Hay pocos seguidores que prediquen esta doctrina. Y que la parctiquen, menos todavía.

Podríamos hablar de sistemas, de teorías, de ideologías, de geografías... todas con el apellido de políticas. Pero eso nos llevaría mucho tiempo. Y quizás acabaríamos con la cabeza caliente y los pies frios. Yo prefiero poner aquí, a modo de resumen, un pensamiento de Borges:

"Todas las teorías son legítimas y ninguna tiene importancia. 
Lo que importa es lo que se hace con ellas."

A menudo escucho discusiones en la barra del bar, o en las sobremesas de las comidas entre amigos, que acaban con una jaculatoria socorrida: "¡La política, y la madre que la parió!"... A mi me parece que la política tiene mucho de suegra. Y no solo por aquello de que la suegra sea la madre política; ni por esto, bien común entre nosotros, de que ambas (la suegra y la política) tengan, -¿merecida?- mala fama.


Me gustaría inventar una palabra nueva para designar a esta realidad, o a este sueño que tengo de cambiar las conductas de los hombres. Y puesto a discurrir, la llamaría: cítica, civítica... por lo de ciudadano y civil; ó andrótica, por lo de hombre (ó ginética, por lo de mujer). O quizá mucho mejor: psiquética, por lo de alma. Porque la conducta es la obra del alma. Y alma tenemos todos, incluso los políticos.

Una definición más actual, y acorde con estas palabras nuevas, sería "el ejercicio del saber". Porque no es lo mismo el poder que el saber. Al menos, no debería ser lo mismo. Recuerdo aquí algunas nociones básicas que escribí hace algún tiempo:

Tenían razón los clásicos. Para mí, la autoridad reposa en la auctoritas —saber socialmente reconocido—; no en la potestas —poder interesadamente reconocido—...
- saber es ser docto en alguna cosa; tener habilidad o capacidad para hacer algo.
- poder es dominio, facultad y jurisdicción que uno tiene para mandar o ejecutar una cosa. Fuerza, vigor, capacidad. Facultad que alguien da a otra persona para que, en lugar suyo y representándole, pueda ejecutar una cosa. Se usa más en plural: poderes.Energía, vigor, autorización, prerrogativa, empuje, potestad, poderío, preponderancia, fuerza, mando, potencia, dominio, permiso.

Política. ¡ No, olvídate !... ¡Psiquética!: eres el ejercicio del saber. La autoridad que tiene el alma para alcanzar la virtud y hacer que seamos felices... aunque no tengamos permiso, - como decía Mario Benedetti - ni de la suegra, ni de los sistemas bobos, ni de los políticos...
Querida "política": si llegas a ser esto, yo te saludo.




(1) .- Nota,de fecha 20.12.2mil13:
Se puede decir que en el año 2007 yo también quise ser POLÍTICO... Conocí, un poco -desde dentro - a una nueva formación política, que pretendía renovar a los "políticos de mierda"... La experiencia fue defraudante, y defraudadora...  Y me aparté de su camino.
Quizás no debería haberlo hecho. Los "ciudadanos" utópicos se/nos merecen/mos otra "cosa" distinta a la que tenemos como "res pública", que sigue siendo una... de muy mala reputación pública...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espero tu comentario amable. Me ayudará a mejorar. Gracias.

OTRAS ENTRADAS ANTERIORES