viernes, 16 de diciembre de 2011

en minúscula: la vida no entiende de "merecer"




en minúscula:


me acaba de escribir un amigo, entre otras cosas, lo siguiente: "si alguien se merece tener un poco de suerte en la vida, no tengo la menor duda de que ese eres tu". el cariño le mueve el corazón, y los dedos... 
 la vida no sabe de merecimientos. aunque la vida sea ya, en sí, un premio. pero la vida no considera (no tiene en cuenta, no lleva las cuentas...) a los que se hacen dignos de lo que les corresponde; ya sea recompensa o castigo. la vida no estima ni los valores, ni los grados de lo que se llama "hacer méritos". no merece la pena esperar eso de la vida, porque la vida es una suerte: un encadenamiento de sucesos fortuitos. a veces una circunstancia favorable...  y entonces la vida es buena, cuando es buena la suerte. 
pero la vida es un azar, una casualidad...
lo más justo, lo más ecuánime, lo más seguro (no sujeto al azar)... que tenemos los hombres, será la muerte. la muerte es la actitud universal (de todos) desapasioanda más equilibrada y constante. pero, entretanto llega, la vida (parcial y subjetiva) es todo lo que tenemos, afortunadamente... 

### 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espero tu comentario amable. Me ayudará a mejorar. Gracias.

OTRAS ENTRADAS ANTERIORES