sábado, 24 de septiembre de 2011

síncopa

    
   






Si yo te hablara así 
cada mañana,
me dirías que digo barbarismos.
                        Si yo perdiera, de repente, 
sílabas y letras,
me tildarías de desmayado, de loco repentino.
Pero mi corazón, que  sabe de poesía, 
me autoriza a andar,
a hablar, desfallecido;
y un desmayo sucede a un desvarío;
                                           un vértigo,
                        a un patatús le sigue;
En mi dicción poética altero las palabras:
por suma, resta, o cambio de lugar de los sonidos.
Pierdo, al pronto, el seso y los sentidos;
y enlazo los  débiles compases
                con los fuertes y alocados ritmos...
en un metaplasmo,
en un arrebato de locura,
o en una simple síncope.
                   Sin darme cuenta,
las musas
            me dictan la poesía...


(agf/24.09.2mil11) 
 ..........

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espero tu comentario amable. Me ayudará a mejorar. Gracias.

ÍNDICE DE CATEGORÍAS:

OTRAS ENTRADAS ANTERIORES