jueves, 22 de marzo de 2018

La aspiración "León solo" es constitucional... y sin reforma.

No hay texto alternativo automático disponible.*La Señora Vicepresidenta del Gobierno (natural de Valladolid por más señas),concedió recientemente una entrevista en León, que ha provocado gran polémica, entre otras muchas cosas por perlas como estas:
Pregunta: —Lleva meses viviendo de cerca el desafío catalán. En una futurible reforma de la Constitución ¿tendría cabida otra vez el ‘León solo’?
Respuesta:—Yo creo que cuando hablamos de reforma de la Constitución, hay que ser muy prudentes. La Constitución fue fruto de un consenso y antes hay que saber a dónde va uno y que apoyos tiene. El futuro va por la "integración" y por ser cada vez más fuertes y estar más unidos. Está pasando en la Unión Europea y nuestro futuro tiene que ser estar cada vez más conectados. Lo contrario, no tiene sentido y es caminar en una dirección opuesta a la que sigue el resto de Europa.
**Partimos de la premisa de que la pregunta no tenía mucho sentido. Porque la aspiración de "León solo" es algo sencillamente constitucional, y sin necesitar reforma. Pero es que la respuesta es pobre, ambigua, y no reconoce lo intrínseco de nuestra situación.
Dado que la actual Constitución, aprobada en 1978, en su artículo 2 "reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones", y que en aquella fecha estaba asumido oficialmente que las provincias de Salamanca, Zamora y León conforman una región (la denominada Región Leonesa, Reino de León o País Leonés), no se precisaría ninguna reforma constitucional para que "la región leonesa" tuviera sus derechos autonómicos.
Lo que pasó en los años siguientes, para la creación de la ficticia Autonomía de Castilla "y" León, fue un juego sucio de los políticos, y de ciertos intereses económicos, invocando un equivocado concepto del término "integración". Se interpretó INTEGRACIÓN (sobre todo política), en el sentido que deriva de la "intégration" francesa. Es decir: "incorporación, - de nuevos elementos -, a un sistema; asimilación de un individuo o un grupo a una comunidad (la palabra "communanté"), o lo que es lo mismo: de algo que se tiene y se siente en común...
Y esto último ("lo de tener y sentir en común") es mucho decir en nuestro caso. Sobre todo desde la región leonesa (o viejo Reino). Pero no se contó para nada con nosotros.
Hubiera sido mejor (y lo es hoy aún, si nos pusiéramos a ello seriamente) hablar de "integración" en el sentido etimológico más directo y más nuestro. No en vano la "lengua leonesa" (cuna del español) procede directamente del latín. Y a eso me refiero:
El verbo "integro-as-are" (de la primera), en latín significa: reparar, restituir a un primer estado, reforzar. El adjetivo "integer-integra- integrum" significa: entero, puro, no deshonrado. Y a su vez el término "integrator" se aplica al renovador, al restaurador...
En leonés (y luego en español) hubiera sido más respetuoso "restituir el Reino de León a su primer estado, dar sentido y valor a lo puro, a lo no deshonrado"; y tener de nuestra parte a los falsos "restauradores" políticos, que se olvidaron de nuestros derechos por no se sabe muy bien (o sí) qué platos de lentejas...
(A.G.F.)

***
MAPA DE LA PENÍNSULA EN EL REINADO DE ALFONSO VI, año 1072

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espero tu comentario amable. Me ayudará a mejorar. Gracias.

ÍNDICE DE CATEGORÍAS:

OTRAS ENTRADAS ANTERIORES