viernes, 26 de enero de 2018

algoritmos y estetoscopios


¿Son mis "amigos" resultado de un "algoritmo"?
***
Espero, y deseo, que tú, - que me estás leyendo - no seas uno de ellos.

Según parece, las redes sociales cuentan en sus redes (valga la redundancia), - que nos están echando cada día, sin darnos cuenta -, con una nómina de matemáticos, filósofos, psicólogos, sociólogos, y por supuesto informáticos... que nos controlan de una manera descarada e inmisericorde. Y, utilizando no sé cuántos "algoritmos" nos invaden hasta las entrañas.
Tenían razón los latinos tardíos, infectados por ciertos barbarismos procedentes de los árabes, cuando decían que un "algobarismus" era como un cálculo increíble basado en cifras arábigas, para intentar explicar situaciones difíciles, y hallar soluciones a ciertos problemas. No en vano su palabro, "algobarismus", procede de una abreviatura del árabe clásico ( "hisabu igubar") que era precisamente eso. Y todo ello, mediante un conjunto de operaciones ordenadas pero finitas... que daban resultados aparentemente milagrosos.
Y eso al menos a mi me resulta peligroso. Es como tener que soportar, sin quererlo, un "estetoscopio" encima del pecho (stéthos); que nos observa (skopein), desde fuera y desde dentro; que captura e interpreta los ruidos y los sonidos externos e internos: del corazón, de la respiración, de los flujos sanguíneos, y a veces hasta los ruidos intestinales. Es decir: hasta las íntimas entretelas.
Si tú me estás leyendo y sientes algo parecido, dímelo sin esperar a que los "jichos" estos de las redes me lo tengan que venir a contar con sus dichosos "algoritmos. (Ah, y ahora recuerdo que la palabra "algarabía" tiene esa misma raíz, y significa algo parecido: hablar, o querer dar explicaciones, en una lengua que no entiendes... Algo así como este complicado mundo de las redes.)
*****

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espero tu comentario amable. Me ayudará a mejorar. Gracias.

ÍNDICE DE CATEGORÍAS:

OTRAS ENTRADAS ANTERIORES