sábado, 10 de enero de 2015

rosa-rosae



rosa-rosae
(de la primera)
.
"la rosa es rosa", - creía yo
cuando era niño -;
cuando el horizonte era de ese color,
e inalcanzable.
pero la vida tiene espinas,
hiere la carne;
y la siembra de rojo: como lunas,
como escamas, como lunares carmesí,
vivos granates.
y la rosa, que se encarna, es encarnada.
ahora sé que también
hay rosas negras; que no son lúgubres,
¡para nada!... son luctuosas,
en el sentido más cabal de la palabra:
son lucha; lucha por existir,
por florecer de nuevo,
a pesar de las lágrimas.
y sé amén que habrá algún día,
cuando parta,
albas rosas en el adiós,
en mis cenizas blancas,
en la nada alba... alba, muy alba.
quiero ahora como un niño, todavía;
me curo las heridas de la espina;
lucho contra lo incoloro, que me abraza... y que me abrasa.
que espere, ay, la rosa blanca.
(agf/10.01.2mil15)


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espero tu comentario amable. Me ayudará a mejorar. Gracias.

OTRAS ENTRADAS ANTERIORES