jueves, 5 de junio de 2014

castillos de arena







amanecí con un verso
intachable
entre los dedos,
sin manchar todavía por mi boca.
se me trabó la lengua
y el ovillo se enredó
en mi cabeza,
donde tengo el zigurat de mi pensamiento.
vivo en babel
y mi castigo es este:
no acertar a decir ni dos versos seguidos, siquiera.
mi castigo, o mi premio...
atardecer tumbado y sucio
en la cálida arena
donde levanto un poema.

(agf/05.06.2mil14)

#

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espero tu comentario amable. Me ayudará a mejorar. Gracias.

ÍNDICE DE CATEGORÍAS:

OTRAS ENTRADAS ANTERIORES