miércoles, 21 de mayo de 2014

conozco a dios de oídas



A menudo, el poeta es dios.
Y lo conocemos sólo de oídas.
Pero dios es la bondad
y la belleza, 
que explotan,
y se "desensimisman".
A menudo, el dios de los poetas 
no necesita manos.
No necesita del movimiento;
pues todo gira. 
A menudo, un poema es sólo una palabra,
dictada por la boca,
firmada con la vista.
¡¡¡"Luz"!!!
...Y todos vemos que la luz es buena. 
A menudo, - ¡¡¡menudo laberinto!!! -
te aprendo, dios, de oídas. 

(agf/21.05.2mil14)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espero tu comentario amable. Me ayudará a mejorar. Gracias.

OTRAS ENTRADAS ANTERIORES