jueves, 20 de febrero de 2014

in-soportales


Este es un guapo trabajo de mi hijo, en su bachillerato en Maristas San José, León. 
Mi hijo tiene ahora 34 años. Tantos como los que han pasado desde que estos preciosos soportales de Santa Ana fueron derruidos. Y no sólo por la especulación... También por la desidia.

 Si hubiera sido antes... si la generación de mis hijos (sensibles con lo viejo y lo entrañable) hubiera llegado antes... tendríamos más cosas bellas en pie, y más raíces intactas... Estoy muy orgulloso de que mis hijos sean "radicales". Aunque, lamentablemente, hayan tenido que ir a plantar sus nidos en otras ramas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espero tu comentario amable. Me ayudará a mejorar. Gracias.

ÍNDICE DE CATEGORÍAS:

OTRAS ENTRADAS ANTERIORES