domingo, 4 de octubre de 2015

brasas encendidas




las brasas encendidas


Cuenta una leyenda leonesa, - con la ingenuidad de los cantares de gesta y los romances populares, y sin duda, inspirada en los inicios de la predicación del profeta Isaías -, que a Froilan - eremita, cuando estaba retirado en Valdorria - , le entró la duda de si debía permanecer por más tiempo en aquellas soledades.
Para  decidir liberarse de la soledad, se sometió a una "prueba de fuego". Froilán introdujo unas brasas encendidas en su boca. El fuego no le causó la más mínima quemadura. Dios había hablado. Y Froilan bajó de los montes, y se lanzó a los poblados a propagar entre los hombres otro fuego que le ardía dentro.

El silencio amamanta 
la íntima soledad de los poetas. 
Pero, silencio y soledad emborrachan demasiado,
con vinos insociales...
Viene el poeta a hacerse dios,
a ser profeta
del íntimo dios y todos sus demonios.
Mas, antes de predicar,
ha de pasar la prueba
de las "brasas encendidas"...
El poeta muerde con suavidad
esas bolas de fuego que le salen del alma.
Su boca es pura
encarnadura.
Dios (un dios, al menos) hablará por su boca; 
y el fuego salvador 
brotará a borbotones de sus lábios,
mientras su pecho seguirá siendo 
una eterna zarza encendida
                                          ... e incendiaria.

(agf/27.04.2mil13)


###

1 comentario:

Espero tu comentario amable. Me ayudará a mejorar. Gracias.

OTRAS ENTRADAS ANTERIORES