domingo, 1 de enero de 2012

2012 bisiesto: un día más para querernos...


¡¡¡Al año 2012 le toca ser bisiesto!!! 
El llamado año trópico tiene una duración exacta de 365,242198 días de tiempo solar medio (365 días 5 h 48 m 45,9 s). Para facilitar las cuentas, se ha decidido que cada año normal figure con 365 días exactos, y para corregir el desfase se añada cada cuatro años un día más, en el mes más corto, febrero, que pasa así a tener 29 días.

Para los romanos las calendas eran el primer día de cada mes. Por lo tanto, en un año normal de 365 días el 1 de marzo era las calendas de marzo; el 28 de febrero era el día anterior a las calendas de marzo. En los años bisiestos, para corregir el desfase con los días naturales (solares) se agregaba un día después del 23 de febrero, que era el bis-sexto antes de las calendas de marzo. Es decir: febrero pasaba a tener un “doble  sextiario”, bisextum, también llamado intercalaris. De ahí se conoce el año bisiesto aquél en el que se añade un día al mes de febrero.  No obstante,  etimológicamente, sextilis es el mes de agosto, así llamado por ser el sexto mes del año romano. Quizás ese añadido corrector se pudo situar en algún tiempo en el citado mes veraniego…(?)

 Mas la forma de contar los días y los años en los tiempos siguientes fue distinta, con el conocido calendario juliano. Y así, siglos más tarde, el papa Gregorio XIII,  asesorado por el astrónomo jesuita Clavius se dio cuenta de se había producido un nuevo desfase de los días. Y el 24 de febrero de 1582 promulgó que tras el jueves 4 de octubre de 1582 seguiría el viernes 15 de octubre de 1582. Con la eliminación de estos diez días desaparecía el desfase con el año solar. Por tal razón, las fechas del 5 de octubre de 1582 al 14 de octubre de 1582 no existen.

Este año 2012 (divisible por cuatro),  va a contar con 366 días oficiales, para ajustar ese desfase de casi un cuarto de día cada año respecto al año tropical. Así se “intercala”, antes de las calendas de marzo un día de regalo. Es, como decía el poeta y gramático latino Servius Honoratus, “como un verso añadido, “intercalado”,  que se interpone entre otros”. Tendremos un día más para disfrutar de la poesía, para apurarnos en medio de la crisis; para traducir libremente a Virgilio... Y también para querernos.
Ojalá que lo aprovechemos. ¡¡¡Feliz Año Nuevo!!!

#
    

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espero tu comentario amable. Me ayudará a mejorar. Gracias.

OTRAS ENTRADAS ANTERIORES