sábado, 26 de noviembre de 2011

seré yo solo Apolo




...Si cojo todo el cielo,
aunque todos lo cojan, seré yo solo Apolo.
(La frente pensativa- Juan Ramón Jiménez)


El dios del hombre no existía 
hasta que vine el hombre. Incluso:
el hombre no existía hasta que vino 
el verbo. 
El verbo bello, la palabra clara,
que un día nos creó
                   y nos sacó de la nada. 
"Hagamos al hombre.. " - dijo Dios. Pero Dios estaba ciego.   
Se deshizo la nada,
se quemaron todos los secretos...
y quedó la cernada,
             bailando 
                   en el aire, como un velo.
Quiso el dios de los hombres ofrecerles el cielo;
y quiso el hombre, en su egoismo,  robar el cielo a los demás.
Huyendo de los hados,
esa divina fuerza maldita
desconocida... 
lanzó al hombre a las estrellas.
Y el hombre, engredido,
                              orgulloso,
 se sintió Apolo petulante.
"Haré un dios a mi medida..." - pensó, y dijo, el hombre, en su pecado. 
Y el hombre se estrelló.

(ag/26.11.2mil11)   


###

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espero tu comentario amable. Me ayudará a mejorar. Gracias.

OTRAS ENTRADAS ANTERIORES