lunes, 17 de octubre de 2011

el punto G (clasificada XXX)

La siguiente "película" es para mayores de 33 años. Hace ese tiempo estaría marcada con tres rombos. Pero no lo es tanto por su primera parte; más bien por la segunda. Treinta y tres años de democracia (?) nos han traído hasta aquí. Y aquí estamos...       ("Nihil obstat")


 "Metro-Goldwyn-Mayer"
presenta: 



"El "punto G" —llamado así en honor del ginecólogo alemán Ernst Gräfenberg—, es una pequeña zona del área genital de las mujeres localizada (?) detrás del pubis y alrededor de la uretra. Es la uretra esponjosa o parte de ella, donde se encuentran las glándulas de Skene, y puede provocar altos niveles de excitación sexual y fuertes orgasmos".

A estas alturas de la vida, uno ya no busca el "punto G" de las mujeres. Ni el suyo propio. (Porque, según dicen, también tenemos un "punto G" los masculinos.Y los neutros).  Ahora, andamos todos buscando el "punto G" de la escandalosa crisis. Con GPS. La pantallita del Global Positioning System (GPS), nos señala con una flecha los alrededores del monte de Venus (debe quedar muy cerca del Monte Olimpo, en Grecia), donde ya huele tremendamente a urea, que es un compuesto natural de la orina que contiene mucho nitrógeno. Y, a veces, el nitrógeno es peligroso. En ambos montes se está produciendo una gran excitación (no precisamente sexual), y en los arroyos (uretras) adyacentes se escuchan fuertes gritos de orgasmos. De todos los sexos; y de todos los sesos. Y todos, dolorosos.

¿Dónde está el "punto G" de toda esta mandanga global que nos inunda... y nos derrumba?. (Porque existe una hecatombe; y no sólo griega).
El G-20, es un foro de 19 países, más la Unión Europea; donde se reúnen regularmente, desde 1999, jefes de Estado (o Gobierno), gobernadores de bancos centrales y ministros de finanzas. Está constituido por siete de los países más industrializados (G-7), más Rusia (G-8), más once países recientemente industrializados de todas las regiones del mundo, y la Unión Europea como bloque económico.
Es decir: para mearse, y no echar gota. Para no mearse, siquiera.

Necesitamos que urgentemente un cirujano diestro se atreva a cortar por lo sano, y sanee la zona erógena. Y se vuelva a la raiz etimológica del término: eros-genos : producción del amor (de las buenas obras del amor), que no del sexo. Porque obras son amores. Y no "puntos G", ni G-20, ni cristo que los fundó. 



.................................

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espero tu comentario amable. Me ayudará a mejorar. Gracias.

OTRAS ENTRADAS ANTERIORES