viernes, 6 de mayo de 2011

buscando a un hombre




Horizonte:
 Quince días frenéticos, a la búsqueda de votos.


- Un día le preguntaron a Diógenes el Cínico: ¿de dónde eres?. Inmediatamente respondió: "soy ciudadano del mundo".
- Otro día le preguntaron sobre la hora que conviene comer. Diógenes respondió: "si eres rico cuando quieras; si eres pobre, cuando puedas".
- En medio de un banquete algunos invitados le comenzaron a tirar huesos. Diógenes se les acercó y empezó a orinarles como si fuera perro.
- Diógenes el Cínico durante el día, y a plena luz, se paseaba por Atenas con una lámpara encendida. Buscaba un hombre. El prototipo de hombre. Pero sólo encontraba heces; o como él decía: basura humana. Platón definió al hombre como un "bípedo implume". La definición fue aceptada y reconocida por Diógenes, el cínico: cogió un gallo y le quitó las plumas. Acudió a la escuela y dijo: "mirad, este es el hombre de Platón":

En estos días frenéticos muchos necios andan buscando votos. Habría que buscar ciudadanos. Y habría, primero, que buscar hombres. Pero no "bípedos implumes", por si acaso. Digo: ¡por si Diógenes!



@

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espero tu comentario amable. Me ayudará a mejorar. Gracias.

OTRAS ENTRADAS ANTERIORES