martes, 25 de enero de 2011

una historia en la memoria

San Marcos, vista panorámica de finales de los años treinta, cuando era una “ciudad residencial pagada por el Gobierno”.El autor de este precioso grabado fue uno de los "residentes". 


I.- 
“Sucedían cuerdas de prisioneros, hombres cargados de silencio y mantas.
En aquel lado del Bernesga los contemplaba con amistad y miedo. Una
mujer, agotada y hermosa, se acercaba con un serillo de naranjas; cada vez
la última naranja le quemaba las manos: siempre había más presos que naranjas
Cruzaban bajo mis balcones y yo bajaba hasta los hierros cuyo frío no
cesará en mi rostro. En largas cintas eran llevados a los puentes y ellos
sentían la humedad del río antes de entrar en la tiniebla de San Marcos, en
los tristes depósitos de mi ciudad avergonzada”...
                                         
 (A. GAMONEDA, "Lápidas", Madrid, Trieste, 1986)
...
II.- 


###


III.-
"Este rápido boceto a bolígrafo, del mismo autor,  posiblemente fue realizado en los años 40 ó 50. En esa época montó una exposición en el Palacio de la Diputación, años después de “salir” de San Marcos. Una de las crónicas de esa exposición se la hizo su amigo Victoriano Cremer.  Él jamás renegó de León;  es más: cada vez que iba, siempre tenía que ir y entrar en San Marcos para verlo; cosa que ninguno de sus "compañeros de fatiga" comprendieron; ellos siempre se alejaban lo más posible de San Marcos, pero él, a pesar de todo lo que pasó allí, le tenía un enorme cariño".

(En memoria de un "residente", con cariño de hijo)
###

Exposición de brujas
###

1 comentario:

  1. "La memoria histórica, - en un sentido amplio y sin matices contaminados -, es un concepto historiográfico de desarrollo relativamente reciente que viene a designar el esfuerzo consciente de los grupos humanos por entroncar con su pasado, sea éste real o imaginado, valorándolo y tratándolo con especial respeto".
    Pero la mezcla de los dos términos, - memoria e historia - está siendo usada recientemente como una bomba explosiva, como cartuchos, o al menos como diversos fuegos de artificio... en aras de unas visiones subjetivas del pasado y de sus hechos, sólo con ansias de asegurar un futuro subjetivo y muchas veces excluyente.
    Por eso para algunos la "memoria histórica" no es ni memoria, ni histórica. Porque la memoria siempre es subjetiva; igual que la historia. Querer imponerla como universal, común y única, es un tipo de dictadura. Porque en definitiva se está olvidando el respeto debido a los componentes peculiares de la vida, y sobre todo a sus actores individuales y subjetivos.
    Creo que deberíamos hablar de "las memorias de las historias". Y saber diferenciar los buenos conceptos de los subterfugios partidistas. Y sobre todo saber tratar con el debido y especial respeto a los actores; aunque también sabiendo cómo ponerlos en su sitio.
    ...

    ResponderEliminar

Espero tu comentario amable. Me ayudará a mejorar. Gracias.

ÍNDICE DE CATEGORÍAS:

OTRAS ENTRADAS ANTERIORES