miércoles, 27 de octubre de 2010

La esfericidad del agua



La esfericidad del agua


"La esfera es el espacio limitado por una superficie curva cuyos puntos equidistan todos de otro interior llamado centro". 


No sé si lo soñé o lo viví. 
Ayer me perdí en la aberración de la esfericidad del agua. Me explico: 
Tuve una imagen defectuosa (?), formada por una lente liquida, a modo de espejo de caras esféricas. O de apariencias parecidas a la esfera (esferoide), cuyas corvaturas variaban lentamente. De todos modos, mi visión era circular, redonda: llena de redondeles. Era una suma de gotas, un cúmulo de pocos, un resumen de ápices, un resultado de pizcas agregadas. Y también era un juego. Como un juego de pelota. No en vano la esfera es un globo, una pelota; una descipción del movimiento de los astros en la esfera del cielo que rodea a la tierra. Al menos de mi cielo; y al menos a mi tierra. 




Por un tiempo, (ese tiempo que cuentan las manecillas del reloj en su íntimo círculo llamado esfera, dando vueltas), estuve inmerso en una "esfera de acción", que es el espacio en el que se manifiesta un fenómeno.  Figuradamente, subí de rango, de condición social. O al menos de condición humana. Todo era redondo, circular, global, esférico. Y todo era un juego. Casi, casi muscular, vegetativo y voluntario. Como gobernado por un "esfinter", cuyas fibras musculares, dispuesta en forma de círculo o espiral (otra vez esfera...), abrían y ocluían el paso de un conducto, sometido a un descontrol físico y anímico; es decir: mixto.


La esfera es el espacio limitado por una superficie curva cuyos puntos equidistan todos de otro interior llamado centro.  Yo estaba allí, en el centro de ese espacio. Desubicado en un principio. Con mi sitio perdido. Pero el agua, gota a gota, ápice a ápice... y giro a giro, dio sentido a mi sueño. Y a mi vida.  Porque el agua es redonda. Como la redondez de un cuerpo grávido, preñado de luz, aunque parezca esteril. Puede ser confusa, porque está en un estado de algo que todavía no se ha resuelto. Mas algún día se romperán las aguas íntimas, y parirá la idea; aunque sea un parir al mundo cruel e inevitable de la realidad llorosa. El agua, redonda, como un vientre cargado, vendrá a la luz; dará a luz a mis ansias y a mis sueños. 




    .............
vídeo:


###

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espero tu comentario amable. Me ayudará a mejorar. Gracias.

OTRAS ENTRADAS ANTERIORES