jueves, 13 de mayo de 2010

en resumidas cuentas



Hay una frase que, coloquialmente, va cargada de una resignación que raya en el abandono. Es como levantar las manos, - y los brazos - ante una amenaza, en señal de rendición:


En este estado general de crisis nos falta un grado de fe en los médicos; y mientras no nos inspiren "confianza" no levantaremos cabeza. Los "paños calientes" sólo le funcionaban a mi abuela. Que, por otro lado, sabía mucho de eso: de fe y de confianza. Las inspiraba a raudales.

###

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espero tu comentario amable. Me ayudará a mejorar. Gracias.

OTRAS ENTRADAS ANTERIORES