sábado, 21 de noviembre de 2009

Reclamar al maestro armero


Voy a comenzar por el final. El día 19 de octubre pasado recibí una carta del Procurador del Común de Castilla y León, en estos términos:



"Como Ud. ya sabe, con fecha 15-5-2009 se formuló por esta Procuraduría una concrepción (1) de postura a la Resolución al Ayuntamiento de León relativa a los hechos que motivaron en su día la queja registrada en esta Institución con el múmero de referencia 20080554, de cuyo contenido ya le dimos traslado en su momento.

Transcurrido un plazo de cinco meses, y pese a haber reiterado en varias ocasiones a la Administración la necesidad de conocer su postura, no hemos recibido respuesta a nuestra Resolución. en consecuencia, nos vemos en la necesidad de proceder al archivo del presente expediente...
..
Y bla,bla,blá...

Atentamente. "

El expediente de mi queja se remonta, por la citada fecha (15.5.2009), y por los siguientes hitos, que no dejan de ser más que registros, certificados e insistencias, que por su aridez voy a obviar: 14.05.2009, 20.10.2008, 12.05.2008... hasta llegar al nacimiento, allá por el 08.05.2008 y 07.05.2008. Y dos meses más atrás, cuando sufrí en mis carnes los males de la denuncia.

Estas dos fechas iniciales recojen el nacimiento de mi queja: detallada y minuciosa. La puse entonces en mi blog "Beatus Ille"...

Allí se puede ver. entera, mi denuncia. Y para los perezosos, he aquí un resumen:




nota:
(1) no soy técnico jurídico, pero me parece que este palabro no existe. Quizás quieren decir concreción, en el sentido de "reducción o resumen a lo esencial".

..............


Hoy, a diez y ocho meses de todo esto, las cosas siguen igual, o peor, y me estoy haciendo varias preguntas, y una "concrepción" definitiva:

Preguntas: -¿Para qué sirven las denuncias ciudadanas?. ¿Por qué no se defienden los derechos?. ¿Qué diablos pinta una Institución superior, puesta para defender el bien común de los inmóviles mortales corrientes?. ¿Tiene más prerrogativas un simple Ayuntamiento que nuestro Defensor del Común? ...

"Concrepción" (resumen): De ahora en adelante voy a reclamar, directamente, al maestro armero (2). Lo voy a proponer a las Cortes de Castilla y León.

¡¡¡Pues eso!!!

nota:
(2) El maestro armero es una figura del refranero español. "A reclamar, al maestro armero", se suele decir cuando algo no tiene remedio y no sirve de nada quejarse.
Según algunos, esta expresión procede de un dicho de la milicia española, probablemente de la guerra de Africa (1920-1927), (aunque podría ser anterior), y formaba parte de la instrucción de reclutas. Cuando de les enseñaba el uso, limpieza y cuidado de su Mauser se les avisaba: “Si luego falla… a reclamar al Maestro Armero”. Después se popularizó y extendió su uso. Esta expresión se refiere a una queja inútil o imposible, como sería la de reclamarle al maestro armero el fallo al hacer una espada o una pistola, cuando fuéramos a reclamar ya estariamos muertos.
Ya Felipe V creó el cargo de maestro armero en 1703, cuando las picas dieron paso al fusil como arma única de la infantería, puesto que su mayor coste y sofisticación así lo requería. El maestro armero es el jefe o encargado en una unidad militar de la conservación, limpieza, engrase y reparación de las armas. Como este competente técnico, asimilado a los suboficiales o subalternos, carece por complete de mando en los Cuerpos, ha surgido la expresiva locución cuartelera de que, en la milicia, “las reclamaciones al maestro armero”, para indicar la inutilidad de las mismas dado el rigor de la disciplina, que obliga a cumplir todas las órdenes legítimas de los superiores, gusten o no.



Cámara

.................


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espero tu comentario amable. Me ayudará a mejorar. Gracias.

OTRAS ENTRADAS ANTERIORES