martes, 29 de septiembre de 2009

"mirar un cuadro"


ver:
Percibir por los ojos los objetos mediante la acción de la luz. Percibir algo con cualquier sentido o con la inteligencia. Reconocer con cuidado y atención.
mirar:
Fijar la vista en un objeto.Tener por fin u objetivo.Observar las acciones de uno. Pensar, sopesar. Apreciar, estimar, tener en cuenta. Estar enfrente. Cuidar, atender.
admirar:
Ver o considerar con estima o agrado especiales a una persona o cosa juzgadas. Causar sorpresa la vista o consideración de alguna cosa.

...

 

En el arte de la pintura, - en el arte de los pintores geniales, digo - es muy distinto ver que mirar. Y mucho más distinto admirar. Generalmente, se dice "mirar un cuadro". Que es más que ver... Y si el cuadro es genial, se termina admirando. El pintor genial es más que un buen técnico del dibujo y de la pintura. Llega a ser un culto literato, un sabio historiador, un filósofo - o teólogo -... y un poeta admirable. Lo es desde el principio, claro.

"El Nacimiento de Venus"

Uno.-
El título no es del todo exacto. El cuadro no representa el momento del nacimiento de la diosa, sino más bien la llegada de Venus, sobre una concha, a la playa de una de las islas, que pudiera ser Chipre, Pafos o Citerea.
Según cuenta la leyenda Venus, diosa del amor, nació de los genitales del dios del cielo, Urano, cortados por su hijo Cronos (el tiempo), y arrojados al mar. La diosa es empujada por el soplo de los dioses alados, entre una lluvia de flores. A la izquierda aparecen los primeros dos personajes de la obra. Uno de ellos es Céfiro (Dios del viento del oeste); a su lado está Cloris (que significa "pálido"), que es la ninfa de la brisa y esposa de Céfiro. También se ha identificado con Aura, diosa de la brisa. Céfiro y Cloris, fuertemente abrazados, simbolizan la unión de la materia y el espíritu. A su alrededor caen rosas, flores que según la leyenda se convertirán en seres.
El centro de la composición está ocupado por la diosa Venus sobre una concha que flota en un mar verdoso. Tiene la actitud de una Venus púdica: una mano sobre el pecho y otra sobre el sexo. Cubre con sus largos y rubios cabellos sus partes íntimas, aunque la larga cabellera, colocada en la entrepierna, acaba recordando al vello púbico, cuya representación estaba prohibida. El cabello es un ornamento eminentemente erótico. Botticelli lo pinta con largos arabescos que rozan la anatomía de la diosa con una delicada caricia. Con su brazo derecho trata delicada y casi inocentemente de taparse sus pechos. Su postura curvilínea sigue siendo propia del gótico. La piel de Venus es de color marfil, un blanco con una ligera tonalidad amarillenta y con ocasionales matices rosa. Esta tonalidad no recuerda a la piel, no sugiere carne tibia y flexible, sino la superficie y la firmeza de una estatua.
En la figura de la derecha, de la Hora (que representa a la Tierra, o a la vivificante Primavera), destacan los ropajes, caracterizados por tener una gran marcación de pliegues.
El paisaje no es importante para Botticelli. Los árboles forman parte de un pequeño bosque de naranjos: jardín sagrado de las Hespérides (Έσπεριδες, ‘hijas del atardecer’) en la mitología griega. No obstante, los naranjos, lo mismo que el laurel, también presente, pueden entenderse como alusiones a la familia Médicis, mecenas del pintor.

Dos.-...
La pintura fue encargada a Botticelli por Giuliano di Piero de Medici, quien estaba enamorado de Simonetta Vespucci, la modelo. La joven Simonetta no sólo fue la modelo de Botticelli, sino también de otros pintores renacentistas. Sus retratos estaban propagados por toda Florencia y los ciudadanos estaban encantados por su belleza hasta llegar a darle como sobrenombre "La bella Simonetta". Algunos dicen que el mismo Botticelli estaba enamorado de Simonetta, pero fue un amor nunca declarado, expresado sólo a través de sus numerosos retratos. Además de los famosos cuadros de la Galleria degli Uffizi, muchas de las mujeres de los cuadros del artista se parecen a Simonetta.
La joven Simonetta murió trágicamente de tuberculosis a la edad de 22 años. "El Nacimiento de Venus" fue completado en 1845, nueve años después de su muerte. Sandro Botticelli era todavía capaz de capturar su belleza del simple recuerdo. Por solicitud del pintor, hoy Sandro y Simonetta reposan en paz, uno al lado del otro, en la iglesia de Ognissanti en Florencia.


Autorretrato de Botticelli

Tres.-
El verdadero nombre de Sandro Botticelli era Alessandro di Mariano di Vanni Filipepi. Su hermano mayor Giovanni, que lo adoptó y lo educó, tenía el apodo de «Botticello» («tonelete»), sin que se sepa si recibió el apodo por su gordura o por gran bebedor. Otras fuentes indican que era su hermano Antonio el que tenía este mote. De él deriva el apodo de «Botticelli».

....

"El Nacimiento de Venus"

Bombilla
..................

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espero tu comentario amable. Me ayudará a mejorar. Gracias.

ÍNDICE DE CATEGORÍAS:

OTRAS ENTRADAS ANTERIORES