miércoles, 6 de mayo de 2009

Un mal llamado rito...

 

La liturgia hispano-mozárabe.
Por Don Constantino Robles García, Director del Museo de San Isidoro

(Apuntes de una charla deprisa y corriendo, Son sólo eso: apuntes).
En primer lugar estamos ante el "cacao" del nombre:

- Mal llamada liturgia mozárabe, porque ésta (la mozárabe) sólo tuvo lugar en Toledo, y en ciertas parroquias personales, y sobre todo a partir de la reforma de Cisneros. Aunque sea hoy Toledo la única sede de ese rito parcial, rico y nostálgico.

- Mal apropiadamente designada visigoda o visigótica, porque esta etapa resulta cronológicamente restrictiva. Aunque es verdad que el antiguo rito hispánico se desarrolló mayormente durante el período del Reino de los Visigodos. Pero ni los medios expresivos de que se sirvieron sus autores, ni el contenido doctrinal que en él se ha acumulado, son de origen visigótico. Es pues realmente inadecuado.

- Tampoco es correcto llamarla isidoriana, aunque San Isidoro de Sevilla, en sus años juveniles, había escrito el tratado De Ecclesiasticis Officiis, que bien puede ser considerado el primer «manual de liturgia» de la historia. Allí se demostraba ya informado sobre los usos litúrgicos de otras iglesias occidentales. El mismo san Isidoro, en la plena madurez de su erudición y su experiencia pastoral, presidió el IV Concilio de Toledo y redactó personalmente las actas del mismo. Los cánones relativos a la liturgia no eran ya simples normas de observancia, antes bien cada uno de ellos contenía una ilustración adecuada para que fuesen comprendidas las razones históricas o doctrinales de lo que el concilio ordenaba.

En realidad, el rito hispánico ahondaba sus raíces en una cultura ancestral hispano-romana, y adaptaba a su propio ambiente una tradición litúrgica cristiana greco-latina. Por eso, el conferenciante definió la liturgia como HISPÁNICA, (que para otros es hispana antigua). Para querer diferenciar lo hispánico de lo hispano, recurriendo a ciertas analogías como por ejemplo lo galicano y lo francés, lo ambrosiano en Italia, o lo céltico en Irlanda . Aquí el conferenciante hizo un análisis curioso, basado en la relación de los monjes irlandeses con la zona gallega de Mondoñedo o los límites de Lugo y Asturias, que se remonta, al parecer, al siglo IV. Y de lo que queda un recuerdo en el himno del Reino Unido: Una de sus estrofas, casi casi idéntica, corresponde con una oración del rito de oraciones de la Hispania gallega de aquella época. Y es esta:


O Lord, our God, arise,
Scatter our enemies,
And make them fall:
Confound their politics,
Frustrate their knavish tricks,
On thee our hopes we fix:
God save us all.


Oh Señor, nuestro Dios, levanta,
Dispersa a nuestros enemigos,
y hazlos caer:
Confunde sus políticas,
Frustra sus trucos bellacos,
En eso ponemos nuestras esperanzas,
Dios sálvanos a todos nosotros. 

(De esta influencia hay otras relaciones, como por ejemplo: En las primeras emigraciones de gaélicos célticos de los siglos IV a VI, migraciones consecuencia del desplazamiento poblacional de gentes de la romana Bitannia a resultas de las invasiones de la misma por pictos y scotos, un grupo se estableció en Gallaecia donde fundaron un obispado que perduró hasta el siglo XIX. Los primeros establecimientos se asentarón entre Ferrol y el Navia, tomando como capital la villa de Bretoña fundada por ellos y participando en las tareas de gobierno gracias a sus buenas relaciones con los suevos de Dume, a cuyo obispo apoyaron beneficiándose de su papel de educador y consejero de los reyes gallegos, así como fortaleciendo la Iglesia local. Su presencia influyó sobre la lengua gallega de la zona, oriegen del dialecto Mindoniense. Expulsados los suevos por los visigodos y sufrida la primera invasión vikinga 966-971 que destruyó Bretoña, los célticos irlandeses trasladaron su capital a San Martiño de Mondoñedo en 1112 por disposición de la reina Urraca ratificada en 1156 por el rei Aonso VII.
Pronto pierden la parte asturiana de Britonia, que pasa a depender del obispado de Oviedo y por las mismas fechas transforman la denominación del obispado por el de Mondoñedo.)

Pero la verdadera fuente y el origen está en la tradición con el Norte de Africa, como origen de la cristianización de la península ibérica, desde Cartago. Esa fue la realidad, Lo demás son leyendas, como la pretendida presencia de San Pablo en Hispania, y la más tardía e influyente de la venida del Apostol Santiago, con el afán de hacer derivar la fé en España a los tiempos de los Apóstoles. La realidad es pues, que nuestra fe, y nuestra liturgia es cartaginesa, entrando en España por La Bética, subiendo al norte por la Vía de la Plata, y al Este por Valencia, Tarragona, para tropezar con la corriente que bajaba de Francia.

San Cipriano de Cartago
(Thaschus Cæcilius Cyprianus) († 14 de septiembre de 258) Obispo de Cartago y un autor importante del comienzo del cristianismo. Nació probablemente a principios del siglo III en el norte de África, quizá en Cartago, donde recibió una educación clásica (pagana). Tras convertirse al cristianismo fue obispo (249) y murió martirizado en Cartago. Además de varias epístolas, - muchas de ellas destinadas a iglesias hispánicas del norte - que se recopilaron parcialmente junto con las respuestas de aquellos a los que escribía, Cipriano escribió varios tratados, algunos de los cuales tienen carácter de carta pastoral.
Su obra más importante es su De unitate ecclesiae.Las siguientes obras tienen una autenticidad dudosa: De spectaculis, De bono pudicitiae, De idolorum vanitate,De laude martyrii, Adversua aleatores , De montibus Sina et Sion .


Dos siglos más tarde sigue la relación y la influencia. Ahí están los viajes, y la obra escrita, de la primera turista y escritora leonesa, la monja Egeria (ó Eteria)...


Pero para que un rito y una liturgia sea predominante se necesita una circunstancia cultural, religiosa y política. Que se propicia con la extensión y el predominio de los reyes visigodos, y todos los pueblos godos en el continente, a lo largo de cinco siglos. Del IV al VIII. Hasta que viene el Islam, por el sur; y los francos con su marca de Carlo Magno, por el norte. Y en medio las guerras doctrinales, los herejes,(adopcionismo, arrianismo...) los reyes dominantes, los obispos influyentes. Hasta llegar al Papa, que se erige en rex orbi, religioso y político. Por ejemplo: en el año 920 el Papa Juan X ordena revisar la ortodoxia de la liturgia hispana; y en el año 1062 el Papa Alejandro II propone al Rey de León Fernando I la abolición del rito antiguo, tenido como anticuado, degenerado y herético. En el año 1071 Aragón y Navarra aceptan el rito romano moderno. En 1073 lo asume el Reino de León. Y en 1077 el de Castillla , en Burgos. Luego vendrá el dictador y enérgico Papa Gregorio VII, único director, por encima de los Reyes...

La liturgia no sólo es misa. La liturgia hispánica lo invade todo en la vida de los fieles. Sacramentos, bendiciones, oraciones. Y oraciones curiosas: por ejemplo para llevar a un niño a la catequesis; para dejarse la barba... para bendecir el tálamo de los esposos, para bendecir las arras y los anillos... El conferenciante hizo un detalle somero de alguna de las ceremonias del sacramento del matrimonio, que merecerían un comentario aparte. Tal vez para otro día...


OTRAS CRÓNICAS: Diario de León

PC

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espero tu comentario amable. Me ayudará a mejorar. Gracias.

OTRAS ENTRADAS ANTERIORES