lunes, 13 de abril de 2009

Murió Corín Tellado, la "prolífica"...


Nota



Hoy he estado en Gijón, Asturias. Y eso me recuerda que: Murió Corín Tellado, la prolífica escritora romántica. En Gijón...

prolífico: fértil, rico, potente, abundante, fecundo, inagotable, productivo, copioso, reproductor, exuberante. En general: que se reproduce con mucha facilidad: los conejos son muy prolíficos. Se dice del creador que tiene una amplia producción: Lope de Vega fue un dramaturgo muy prolífico. A Lope de Vega se le atribuyen unos 3.000 sonetos, 3 novelas, 4 novelas cortas, 9 epopeyas, 3 poemas didácticos y varios centenares de comedias (1.800 según Juan Pérez de Montalbán). El llamado por Miguel de Cervantes "Fénix de los ingenios y Monstruo de la Naturaleza" , renovó las fórmulas del teatro español en un momento en que el teatro comienza a ser un fenómeno cultural y de masas. Máximo exponente, junto a Tirso de Molina y Calderón de la Barca, del teatro barroco español, sus obras siguen representándose en la actualidad y constituyen una de las más altas cotas alcanzadas en la literatura y las artes españolas.

Pues Corín Tellado ha batido todos los records, en cuanto a prolífica. Escribió más de 4.000 novelas románticas. Y el record de lectores ha sido, y sigue siendo, más gordo todavía. Sólo Don Miguel de Cervantes Saavedra la supera. Yo no era de su comba. Sí lo eran mis hermanas, que devoraban sus libritos y fotonovelas con verdadero regodeo.. Yo, entretanto, seguía a Marcial Lafuente Estefanía, - ¡otro autor prolífico donde los ha habido! -, coetáneo de la asturiana Corín Tellado.

Marcial Lafuente Estefanía era "una máquina de hacer novelas del Oeste americano". Escribió más de 2.600 novelitas (alrededor de 100 páginas cada una), que al principio firmaba como "Tony Spring" o "Arizona". Con escasa meticulosidad, cuidaba la verosimilitud histórica, geográfica y botánica del Oeste norteamericano, recurriendo a tres libros en particular: una obra muy completa de historia de Estados Unidos, un atlas muy antiguo de este país, donde aparecían los pueblos de la época de la conquista del Oeste, y una guía telefónica estadounidense en la que encontraba los nombres de sus personajes.

A los libros de M.L. Estefanía les pasaba lo mismo (y creo que les sigue pasando en hispano-américa), que a los de Corín Tellado: Yo, por ejemplo, recuerdo haber comprado un solo libro original. Quiero decir nuevecito. Una vez leido, iba al kiosco, y lo cambiaba por dos viejos: sobados, y rechupeteados por dentro, en todas sus tripas. Pero igual de tentadores, a pesar de sencillos.


  .................................................................................................................................................

"Déjame consolarte" (retal del capítulo cuarto)/Autora: Corín Tellado:

...CRISTEL salió del museo a las doce y media y aguardó pacientemente a que Erich llegase a buscarla. La puntualidad nunca había sido una virtud de Erich Mühlberger y ella lo sabía, de modo que tomó asiento en un banco, echándose la visera de la gorra sobre los ojos y se dispuso a esperar.

Seguía sin tomar una decisión acerca de qué hacer respecto a Raisa y Erich. En cualquier caso, ella estaba atada por la promesa hecha a Raisa la noche anterior. Si llegaba a confesarle a Erich dónde estaba la muchacha, él se apresuraría a ir a verla y a contarle que le había mentido, que él tenía cuanto ella pudiera imaginar. Raisa, muy probablemente, no dudaría. Habia sido muy clara en cuanto a los términos de su futuro: ambicionaba influencia, poder y dinero... Exactamente lo que Erich estaba dispuesto a ofrecerle. Pero Raisa no había mencionado un solo instante la palabra amor, y era amor lo que Erich quería de ella.

.........


Corazón roto


......

@@@

...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espero tu comentario amable. Me ayudará a mejorar. Gracias.

ÍNDICE DE CATEGORÍAS:

OTRAS ENTRADAS ANTERIORES