lunes, 6 de abril de 2009

"LA SIRENA DEL EJIDO" PINTADA DE VERDE



"Había una vez... en el fondo del más azul de los océanos, un maravilloso palacio en el cual habitaba el Rey del Mar, un viejo y sabio tritón que tenía una abundante barba blanca. Vivía en esta espléndida mansión de coral multicolor y de conchas preciosas, junto a sus hijas, cinco bellísimas sirenas. Sirenita, la más joven, además de ser la más bella, poseía una voz maravillosa; cuando cantaba, acompañándose con el arpa, los peces acudían de todas partes para escucharla, las conchas se abrían, mostrando sus perlas, y la medusas, al oírla, dejaban de flotar".

(Así comienza el famoso cuento "La Sirenita" , de Hans Christian Andersen).

El día 8 de marzo de 2006 la Sirenita de Copenhague fue rociada de pintura verde de la cabeza a los pies por unos desconocidos que pusieron en su mano un vibrador. Los investigadores "no tienen actualmente ninguna pista de los autores de este acto (...) que tuvo lugar el miércoles" a una hora temprana, precisaba entonces la policía de Copenhague. Los vándalos escribieron en danés '8 de marzo' en la roca de la sirena: fecha del Día Internacional de la Mujer. "No estamos seguros de que hayan sido mujeres las que hayan cometido el acto", - indicó el portavoz de la policía danesa...

......
............................
En León tenemos, desde hace unos años, una sirena regordeta, como una mujerona de Botero. Está aquí, en mi barrio; casi al lado de mi casa. Pocos leoneses saben dónde está, porque no es famosa, como la Vieja Negrilla de Amancio González: ese artista de Villahibiera. Tampoco es que sea guapa la sirena leonesa. Pero adorna una plaza, delante del complejo de La Granja, justo debajo de la puerta de lo que fué Estación Pecuaria Regional, donde nace, o muere, la calle Miguel Zaera. Aquí la tenemos, arrodillada, escupiendo un gran chorro de agua, que sale ficticiamente de una jarra.



En estos días, unos vándalos - o alanos -, (esta vez, al parecer, leoneses), han rociado a nuestra sirena de Botero de pintura verde cagalera, de la cabeza a los pies. No se sabe qué fecha, o qué Día regional, nacional, o internacional, celebraban, porque no han dejado ni texto ni firma...
La gorda y falsa sílfide de mi barrio está de esta guisa que aparece en las fotos. Tiene sus ojos secos, resecos; mientras sigue lanzando su gran chorro de lágrimas en el estanque.


"...Sirenita, conmovida, miró hacia abajo, hacia el mar en el que navegaba el barco del príncipe, y notó que los ojos se le llenaban de lágrimas, mientras las hadas le susurraban: "¡Fíjate! Las flores de la tierra esperan que nuestras lágrimas se transformen en rocío de la mañana. ¡Ven con nosotras!".

(Así termina el famoso cuento de Hans Christian Andersen).
...
@@@
Publicado en leonoticias.com,
@

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espero tu comentario amable. Me ayudará a mejorar. Gracias.

OTRAS ENTRADAS ANTERIORES