jueves, 12 de marzo de 2009

INSTITUTO BÍBLICO ORIENTAL

Editorial
La Inauguración del Instituto Bíblico Oriental, y la apertura de su Museo en dependencias de la Basílica de San Isidoro, en la jornada de ayer, día 11 de marzo, con la presencia de la Reina Doña Sofía, se puede considerar el "acontecimiento cultural del año en León".
La información que ayer y hoy se traslada en los medios de comunicación ha sido escrupulósamente guionada por los organizadores del evento. En el fondo, - en los contenidos -, y en la forma. Yo no he visto ningún medio, ni local ni nacional, que haya puesto de su cosecha. Ni en el texto, ni en las fotos. Y es que el guión estaba escrito; y lo que faltaba - de puntual y concreto - se encargó de contarlo para todos una Agencia. Y las fotos fueron sacadas por un fotografo exclusivo, repartiendo un pool al resto de la prensa. (Sólo he visto alguna trabajada excepción de Peio García... autónomo, como siempre).
Hasta alguna prensa decana de León se ha sentido "encerrada" en una sala, donde, teoricamente, los medios podían seguir "en vivo y en directo" el recorrido del evento.
¿Y eso por qué? Yo tengo una teoría, que comparto como filosofía. Cuando se es capaz de organizar un acontecimiento cultural de este nivel ¡mundial!, hay que tener bien claros los criterios. De exposición, de información y de divulgación. Y poner los medios para contar lo esencial, lo enjundioso. Y es que, a veces, el gallinero de la prensa (también la leonesa), ha demostrado ser eso: un gallinero. Por ello, aplaudo a los responsables de comunicación de esta presentación, y de todo su proyecto. Han conseguido que se cuente lo esencial, lo enjundioso. Y lo que quieren ellos que se cuente.
Aunque quizás haya un motivo más prosaico, e indirecto: "alguna empresa encargada de los trabajos de la muestra no ha sido todo lo diligente que debiera, y se andaba con retrasos importantes, que no podían afear la inauguración programada, y la presencia de una Reina"... Gajes del oficio. Aunque sea un oficio mal aprendido.



Estoy rabiando de envidia. De envidia sana. Y me alegro por el motivo. Y sobre todo me alegro por el gran artífice de la noticia de hoy, en León, en España y en el mundo mundial de nuestra cultura occidental heredada: Jesús García Recio.

La Reina Doña Sofía ha abierto este miércoles una carta escrita sobre arcilla procedente de Mesopotamia y que había permanecido cerrada durante 4.000 años, durante el acto inaugural del Instituto Bíblico Oriental en León. Se trata de una tablilla paleobabilónica del siglo XVIII a.C -que ha sido donada al museo del Instituto-, una carta de arcilla envuelta en un sobre de este mismo material y cuyo contenido hasta hoy se desconocía, ha explicado el director del Instituto Bíblico Oriental, Jesús García Recio. En la carta, escrita en cuneiforme y en lenguaje acadio, un particular le comunica a otro que quiere comprar un burro, del que previamente le había hablado, y se despide diciendo: "Que los dioses te guarden muchos años de vida".

El instituto ha regalado esta joya, de siete centímetros de largo por cuatro de ancho, a Doña Sofía quien, ha comentado el director, en un principio no quería aceptarla. La carta, que fue "fácil leerla y traducirla" de acuerdo con García Recio, fue abierta por la Reina justo después de inaugurar una placa escrita en griego y en español. En el interior de esta placa, Doña Sofía introdujo un clavo de barro en el que figura una inscripción, escrita en sumerio, que contiene el nombre de la reina en esta lengua, "Igi-gal (ojo grande, es decir: persona sabia)", y que dice: «Dios, señor de los cielos y la tierra, pastor de la humanidad, su escuela en la ciudad de León, Sofía Reina de España dedicó».

La Reina recorrió las instalaciones del instituto, primero el museo y luego la biblioteca, acompañada por el ministro de Cultura, César Antonio Molina, y el presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, entre otras autoridades.

El Instituto Bíblico Oriental, una entidad cultural patrocinada por la Fundación Eulen y Caja España, inició su andadura hace seis años con el objetivo de estudiar y reflexionar acerca de la Biblia y del Oriente Bíblico. Pero su gran artífice es, sin duda alguna, Jesús García Recio.
(Fuente: Agencia EFE, León)

La carta-tablilla que escribo yo hoy a nuestra Reina, dice así:

Querida Reina Doña Sofía:

Que el Señor de los cielos y la tierra la bendiga. Sirva esta misiva para que Vos disponga el mejor burro de su cuadra, de cuya planta y salud ya hemos hablado; y fije Vos el precio justo, que yo, su servidor, acepto de antemano. El Dios de los cielos y la tierra, pastor de la humanidad, guarden a Vos y a su familia por muchos años de venturosa vida.



"YO HOY QUISIERA COMPRAR UN BURRO A NUESTRA REINA"...

Cámara

.................

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espero tu comentario amable. Me ayudará a mejorar. Gracias.

OTRAS ENTRADAS ANTERIORES