jueves, 1 de enero de 2009

MAYORDOMEAR




"MAYORDOMEAR", THAT IS THE QUESTION:

* mayordomo: del latín: maior domus, el mayor de la casa. Criado principal de una casa, encargado de la servidumbre y de la administración. Oficial que en una cofradía cuida de la satisfacción de los gastos y gobierno de las funciones.
Históricamente tiene su origen en los oficiales del Aula Regia visigoda, a semejanza de la corte merovingia. Las primeras noticias se remontan a los siglos IX y X, en el reino astur-leonés...

* En la casa que supuso el Real Priorato de Escalada, también existió la figura de los mayordomos, si bien su función primordial fue, a lo largo de los siglos, la de cuidar del templo, tanto interior como exterior. Y siempre con la intervención directa del Concejo, (¡Ay, el Concejo!)...
.
* Amado Cancelo, fallecido el pasado 23 de octubre de este año, en su libro "El Concejo de Val de San Miguel de Escalada", hace una pormenorizada exposición y relación de Mayordomos del Real Priorato, que le lleva 21 páginas (de la 276 a la 297), que son ricas, ricas, en datos, acerca de los Mayordomos en la época que va de 1609 a 1885. El cuidado del templo es, como digo, un capítulo importante en las labores del Mayordomo. Sería muy prolijo poner aquí el pormenor que hace Amado Cancelo. Pero quiero citar algunas reseñas, casi al azar, que hablan de dos cuidados muy concretos: el retejo y la limpieza de las zanjas de detrás del Priorato:


- 1654.- Agustín González: gasta 37 reales de teja, y 27 reales por sacar tierra.
- 1661.- Gaspar del Pozo: 60 reales por retejar la iglesia, 2 reales por limpiar las madrices.
- 1674.- Alonso Fernández: obras de retejo, 162 reales, que incluyen un real y 10 maravedíes de vino para el retejador.
- 1686.- Pedro de Caso: pagó sólamente 6 reales al retejador, en vez de 12 reales en que había contratado el trabajo, porque se había dejado una gotera.
- 1687.- Bartolomé Burón: 1500 tejas del tejar de Rueda, costaron 82 reales, y además 34 reales por dos carros de cal, 40 reales por la labor, y 4 reales más por media cantara de vino para el pico de los tejeros y carreteros (cuatro litros de vino, digo yo).
- 1689.- Alonso Fernández (otra vez): paga a la viuda de Bernardo de Robles dos heminas y media de trigo por barrer la iglesia, y dos heminas y tres celemines de trigo por limpiar las madrices del Priorato.
- 1691.- Gregorio Martínez: por retejo 93 reales, e invita a los tejeros a un azumbre de vino (2 litros de vino, digo yo).
- ...
- 1791.- Julián del Pozo: hizo una zanja alrededor y detrás de la iglesia para impedir que se remanase, 22 reales.
- 1793.- Marcos Burón: retejó la torre y el tejadillo de la escalera, limpió la madriz de detrás de la iglesia, 379 reales.
- 1796.- Manuel Ordás: 980 reales por obras en la bóvedas, cielos rasos, llana en las paredes, blanqueo de toda la iglesia y zanja profunda detrás del Priorato.
- 1801.- Francisco Rodríguez (conocido por el "Tío Farruco"): 50 reales por reparar la zanja de detrás de la iglesia. El "Tío Farruco" tenía la era de trillar junto al Priorato.
- 1802.- Josef Rodríguez: 117 reales por limpieza de la zanja que hay detrás de la iglesia.
- 1803.- Antonio Rodríguez: 600 tejas, más jornales, 301 reales.
- 1805.- Ildefonso Rebollo: limpió la zanja de detrás de la iglesia, que costó 47 reales.
- 1814.- Angel García: retejó la iglesia por 44 reales.
- 1815.- Diego Alvarez: retejó la torre de la iglesia, 220 reales.
- 1830.- Cruz Fernández: hizo nueva zanja que hay detrás de la iglesia, y levantó un paredón de piedra, para conservarla limpia; varios vecinos se prestaron voluntarios, y tres de llos dirigieron la obra, y se da de paga por ello 30 reales a cada uno. Abrir la zanja costó 230 reales. También se retejó la iglesia.
- 1831.- Pedro Telmo Cuebas: amplió la zanja, que costó 90 reales, sacó del corralón del Priorato piedra sobrante y la utilizó de refuerzo en la pared de la zanja.
- 1834.- Tomás Fernández: repasó la cumbre del tejado, 52 reales al maestro, 36 reales al resto de jornaleros; se colocaron 333 tejas, que costaron 27 reales; se limpió la zanja, que costó 25 reales.
- 1836.- Dionisio Burón: emoleó 100 estacas en la zanja de detrás de la iglesia; tejió en ellas una sebe para impedir el desmoranamiento de la tierra; las estancas, 82 reales; los trabajos 174 reales; se retejó la torre, por 104 reales.
- 1844.- Elías García: retejó la iglesia y convidó a los retejadores, como era de costumbre... todo ello a costa de de los ingresos que el Priorato tenía por la cera y la miel. (En estos años, había en el monasterio unas colmenas de abejas, que producían sustanciosos ingresos, y de cuya existencia hay multitud de anécdotas deliciosas; pero eso es otra historia, que al parecer, por lo dulce, no toca ahora...).
- 1871.- Felipe Tomé: se retejó; por 12 cuartones, 340 reales; 2 carros de teja, 30 reales; cal viva y 100 adobes, 8 reales; acarreo de arena y barro, 159 reales; se limpió la cárcava, 39 reales.
- 1877.- Blas Espinosa: es el último mayordomo del Priorato. El 10 de mayo de 1878 hizo inventario de la iglesia, que recibe el Ecónomo Don Santiago Urdiales.
En 1880 el cura y ecónomo Don Pedro González y Suárez es el último párroco que dice misa en la parroquial del Priorato. La iglesia recibió aquel año una dotación de 150 pesetas. En el año 1882 se limpió la madriz que hay detrás de la iglesia del Priorato; y en 1884, con permiso del Sr. Obispo de León, se adquieren 1400 tejas para retejar la iglesia, cosa que se hizo en 1885. El día 28 de Febrero de 1886, el Priorato fue declarado Monumento Nacional.
***
Vuelvo al principio del paseo, de la mano de Amado Cancelo: En un buen principio, ser mayordomo era algo gratuito. Más que gratuito. Era un honor. A cambio de nada. Es verdad lamentable que, mucho antes, algunas veces se establecieron diezmos, privilegios y prevendas hereditarios... Pero también es verdad que en San Miguel de Escalada prevalecía la responsabilidad, y hasta "la honor" del Santo... Y en la época de los Mayordomos, esta preponderancia honrada y decorosa fue más notable.
.
.
Gobernar, - y gobernar bien, claro - tiene mucho de mayordomear: gobernar la servidumbre y la administración. Los políticos de hoy deberían saber mayordomear: Saber ser buenos camareros, y no servirse de las cámaras para su interés... Decía un maestro - casi un padre espiritual - que tuve en mi adolescencia: "¡Para servir... servir!" Pues, eso: para gobernar no hay que poder. Y para poder es preciso saber. ¡Para gobernar... mayordomear! Pues, a ello: a "votar" a los que saben. Y a "botar" a los que sólo quieren el poder. Y a hacer lo que decía el mayordomo Pedro de Caso en 1686: "a descontar del presupuesto: las goteras, los hundimientos, las grietas, y las gárgolas hechas añicos... ¡Y a pedir las cuentas!...
@
........................

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espero tu comentario amable. Me ayudará a mejorar. Gracias.

ÍNDICE DE CATEGORÍAS:

OTRAS ENTRADAS ANTERIORES