martes, 14 de mayo de 2019

EL NOMBRE DE MI CALLE: "26 DE MAYO", EN LEÓN...


Nos proclaman los políticos actuales que el próximo día 26 de Mayo (de 2019), domingo, vuelve a ser un nuevo "gran día de la democracia". Por lo del voto. Esta vez por los votos que nos piden a tres bandas:
-  para lo local en los Ayuntamientos y Concejos Vecinales, 
- para lo regional en las Autonomías, 
- y para lo Europeo, (eso que a casi todos nos suena realmente un poco lejano).   

Es curioso: yo vivo en una calle de León que tiene un nombre un poco extraño: "VENTISEIS DE MAYO", en el barrio del Ejido. 
Hace tiempo, por curiosidad, busqué el significado de esta denominación, y su motivación. Y me encontré con esta sorpresa histórica:
El día 26 de Mayo del año 1135, Domingo de Pentecostés, las Cortes del Reino de León proclamaron Emperador al Rey Alfonso VII, con la asistencia de arzobispos, obispos, clérigos y monjes, príncipes, duques, condes y magnates, en una Curia Regia reunida en la Iglesia de Santa María, por aquellos años Catedral románica, "en el Concilio más lucido que se había visto hasta entonces". 
El Rey Alfonso VII había heredado el trono de su madre Urraca I, y había sido coronado Rey el día 10 de Enero de 1126. 

Quiero celebrar que vuelve a ser Domingo el día de mi calle recordando esta histórica efemérides. Y yendo a votar en los concilios que para ese día de este año nos tienen convocados...  

++++++

a):
ALFONSO VII, REY Y EMPERADOR DE LEÓN
CORONACIÓN REAL (1126)
Y/O PROCLAMACIÓN DE EMPERADOR (1135)

1.- Primum, exeunte rege de thalamo, pontifex dicat orationem...
Mientras el Rey duerme, el obispo y los sacerdotes rezan en la capilla palaciega. Piden a Dios por la salud del Rey, y de paso por la suya: de todos en común... Amén.
2.- Postea, suscipiant illum duo episcopi dextra laevaque honorifice parati...
Dos obispos, vestidos de lujo y de honor, llevan al Rey: uno por la derecha y el otro por la izquierda. Tienen colgadas del cuello muchas reliquias santas. Los demás clérigos visten casullas especiales y muestran a todo el mundo los libros sagrados de los Evangelios. Toda la plebe está en la calle, detrás, rezando silenciosa... Amén.
3.- Introeuntes autem, praecedentes clerici decantent antiphonam...
Pasan primero los clerigos a la Catedral y cantan la antífona: "Señor, salva al Rey", hasta la entrada del coro. Y el obispo metropolitano reza al Omnipotente Dios para el Rey merezca llegar libre de adversidades y provisto del don de la paz: para sí, para su iglesia, para todos sus súbditos... Y de la paz aterna... Amén.
4.- Ibi autem ante chorum designatus princeps pallium et arma deponat...
El principe elegido deja su manto y sus armas en el suelo, y es conducido por los obispos hasta las gradas del altar, sobre ricos tapices y alfombras. Se postra en el suelo, humildemente. El coro repite una interminable letanía, a los apóstoles, a los mártirles, a los confesores, a las vírgenes, para que se dignen elegir como Rey a este su siervo. Y conducirle a la cumbre del imperio... Amén.
5.- Sublevatus autem princeps, interrogetur ab episcopo hoc modo...
Todos en pie, el principe es preguntado por el obispo de este modo: ¿Quieres mantener la santa fe, y guardarla con obras justas? Responda: Quiero. ¿Queres ser defensor de las iglesias y de sus ministros? Responda: Quiero. ¿Quires regir y defender tu reino conforme a la justicia de tus padres? Responda: Quiero. Y en cuanto pueda, apoyado en el divino auxilio y la ayuda de los fieles, prometo que obraré fielmente en todo. Amén.
6.- Deinde ipse dominus metropolitanus affactur populum his verbis...
Luego, el obispo dirige al pueblo estas palabras:¿Quieres sujetarte al este principe, confirmar su poder, otorgarle fe firme y obedecer sus mandatos? Entonces todo el clero y el pueblo circundante diga unánimemente: Hágase, hágase... Amén.
7.- Tunc ab episcopo ungantur manus de oleo sanctificato, ita dicendo...
Entonces sea ungido por el obispo en las manos con óleo santificado, diciendo así: Sean ungidas tus manos como las de los reyes y los profetas...para que sea bendecido este reino sobre este pueblo... Amén.
8.- Postea, ungantur ... caput, pectus et scapulae ambaeque compages, dicens...
Sea ungido en la cabeza, el pecho y la unión entre ambos hombros, diciendo: Te unjo como Rey, en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo... Amén.
Y rezará el obispo por el Rey: para que sea más fuerte que sus enemigos; más santo y victorioso; coronado con la corona de la justicia y la piedad; para regir al pueblo con ambas... Amén.
9.- Postea, ab episcipis ensem accipiat, et cum ense totum sibi regnum fideliter ad regendum sciat esse commendatum...
Recibe luego la espada de manos del obispo, y con la espada sepa que se le encomienda todo el reino para gobernarlo fielmente. Recibe además de la espada, los brazaletes, el manto, y el anillo. Luego, el cetro y el báculo, mientras le dice el obispo que ellos son vara de virtud para el buen gobierno... Amén.
10.- Deinde coronatus, honorifice per chorum ducatur de altari ab episcopis usque ad solium, canente clero...
Después de coronado, sea llevado con honra, desde el altar de los obispos al trono, mientras canta el clero: "Le concediste, Señor, el deseo de su alma". Después, el obispo le autorice a poseer el trono de sus padres, con la bendición de Dios Padre, Hijo y Santo Espíritu... Amén.
11.- Tunc det illis osculum pacis...
Entonces se den el beso de la paz. Y toda la reunión de los clérigos, celebrando a tal rector y agitando los estandartes, cante en alta voz el himno "Te Deum Laudamus"... Y se celebre misa con gran procesión... Amén.

Fuente:
La coronación real (ritual medieval de una coronación, según el códice de Cardeña).

¡Dios salve a nuestro Emperador! ¡Amén!

+++

b):
LA CORTE EN LEÓN: ESTAMPAS DE LA VIDA EN LEÓN DURANTE EL SIGLO X
Claudio Sánchez Albornoz

En el atrio de Santa María aguardan a la corte obispos, condes y magnates, con los clérigos, infanzones y escuderos de sus séquitos. Allí están, vestidos con túnicas abotonadas o adorras y cubiertos con mantos ferucíes o barraganes, Ilderedo, titulado obispo de Segovia; Dulcidio, de Zamora; Oveco, de Oviedo; y Salomón de Astorga. Llevan algupas y mobatanas forradas de pieles conelinas (de conejo) o alfaneques (de comadreja), Hermenegildo, obispo de Santiago, su homónimo de Lugo y Arias de Mondoñedo. Y se cubren con túnicas pintellas y con ropones llamados feiraches en las tierras del Miño: Gundesindo, prelado de Coimbra; Dulcidio, de Viseo; Baltario, de Tuy...

+++

c):
Cita parcial de otra crónica anónima:

"Cubrieron al rey con un manto muy rico, bordado exquisitamente; impusieron sobre su cabeza una corona de oro puro y piedras preciosas; le colocaron entre las manos el cetro.
El rey García le sostenía el brazo derecho y el obispo de León, don Arias, el izquierdo y, entre obispos y abades, lo llevaron al altar de Santa María entonando el “Te Deum laudamus” y aclamándole con vivas a Alfonso Emperador.
En el altar le bendijeron y celebraron la misa con rito festivo. Terminada la ceremonia cada uno regresó a su alojamiento".


###

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espero tu comentario amable. Me ayudará a mejorar. Gracias.

ÍNDICE DE CATEGORÍAS:

OTRAS ENTRADAS ANTERIORES