sábado, 8 de diciembre de 2018

DÍA DE LA INMACULADA

La imagen puede contener: una o varias personas y exterior

La fiesta de hoy se conoce en el mundo católico como de "La Inmaculada Concepción de La Virgen María". Aunque es ello tan sólo desde 1854, año en el que el Papa Pío IX decidió proclamar un dogma que incluyera una verdad innecesaria. Quizás por un miedo desmedido a las ideas del "naturalismo" que amenazaban, según la Iglesia, al mundo en aquellos años. Ideas naturales que desarrollan que no es precisa la intervención sobrenatural en la historia humana, y menos en su redención.


Y conviene puntualizar que el dogma declarado no se refiere a la concepción de María como madre de Jesús (Hijo de Dios), como muchos piensan. Es decir: la no intervención de hombre en el embarazo de María ("no conocía varón", dice la Biblia), sino en su misma concepción en el vientre de su madre Ana.
El dogma no es reconocido por todas las iglesias cristianas. Así los protestantes lo niegan, y consideran que no es una verdad transmitida en los libros sagrados, si bien Martín Lutero le concede la consideración de "dulce y piadosa devoción"; pero sin poder ser aceptado como dogma primordial.


Esa misma "dulce y piadosa devoción" referida a la concepción y nacimiento de Jesús, la compartía el tío Juaco, de mi pueblo, a quien llamaban de apodo "el protestante", y que sostenía con humor, incluso delante del cura Don Ignacio, "que tal cosa no podía ser, por imposible"... cuando espetaba: "dicen que La Virgen parió por un dedo; será verdad, pero yo no lo creo".


La fiesta de hoy sería mejor dedicársela a "La María Encinta", sin más. A la mujer alegre por conocer su estado de buena esperanza, y a su "magnífica "canción de agradecimiento al Dios que ha permitido tal milagro (el de LA VIDA) en su cuerpo; y que exclama de alegría ante su prima Isabel, en su visita:


"Engrandece mi alma al Señor,
y mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador.
Porque ha mirado la humilde condición de esta su sierva;
pues he aquí, desde ahora en adelante
todas las generaciones me tendrán por bienaventurada.
Porque grandes cosas me ha hecho el Poderoso;
y santo es su nombre.
Y de generación en generación
es su misericordia para los que le temen.
Ha hecho proezas con su brazo;
ha esparcido a los soberbios
en el pensamiento de sus corazones.
Ha quitado a los poderosos de sus tronos;
y ha exaltado a los humildes;
A los hambrientos ha colmado de bienes
y ha despedido a los ricos con las manos vacías.
Ha ayudado a Israel, su siervo,
para recuerdo de su misericordia
tal como dijo a nuestros padres,
a Abraham y a su descendencia para siempre.
(Lucas 1, 46-55)"...

Tal es la verdad, que no necesita DOGMA.


La imagen puede contener: una o varias personas y exterior
¡QUÉ ALEGRÍA, PRIMA!

Haiku:
virgen encinta,
el solsticio de invierno

nos trae la espera.


#

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espero tu comentario amable. Me ayudará a mejorar. Gracias.

ÍNDICE DE CATEGORÍAS:

OTRAS ENTRADAS ANTERIORES