viernes, 9 de febrero de 2018

el silencio, lo malo de lo bueno...

No hay texto alternativo automático disponible.
...

EL SILENCIO: lo malo de lo bueno:

No sabría decir qué es peor: lo bueno de lo malo, o lo malo de lo bueno.
Lo primero que nos viene a la cabeza al decir malo es falto de bondad o de cualidades positivas. Que ya es bastante malo. Sin llegar a pensar en nocivo, enfermo, perjudicial, enfadado, enemigo, funesto, aciago, execrable... que son grados y grados de la maldad, ese concepto ideal que se va vistiendo de realidades, desgraciadamente.

Pero a veces nos conformamos con lo bueno de lo malo. Nos adaptamos, nos resignamos, nos humillamos y nos callamos.
Si pienso en cada circunstancia de la vida me saldrían ejemplos a mogollón. Pero este es un ejercicio que dejo en vuestras manos. O en vuestras cabezas.
Hoy voy a hacer hincapié en la segunda parte del trabalenguas. Porque ya lo dijo Mohandas Gandhi, líder espiritual y político hindú: "Lo más atroz de las cosas malas de la gente mala, es el silencio de la gente buena". Y esa frase redonda, - que por su bondad llamamos célebre -, está llena de maldades, reales y cotidianas. Repasad para vosotros mismos esas circunstancias de la vida que burbujearon antes en vuestras cabezas. Y reconoced conmigo, y con Gandhi, la cruel verdad de este "pensamiento". O la razón de su sinrazón. O la sinrazón de su razón.
El silencio, objetivamente, es falta de hablar, abstención, efecto, vacío musical. Nada malo, en principio. Pero, contra lo malo, el silencio es lo peor. Y estamos inmersos en un mundo de silencios. Repasad, repasad...
¡Y es que la gente buena atroz somos mayoría!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espero tu comentario amable. Me ayudará a mejorar. Gracias.

ÍNDICE DE CATEGORÍAS:

OTRAS ENTRADAS ANTERIORES