sábado, 15 de octubre de 2016

DÉJAME... no toquéis más mi premio



DÉJAME
Me haces daño, Señor. Quita tu mano
de encima. Déjame con mi vacío,
déjame. Para abismo, con el mío
tengo bastante. Oh Dios, si eres humano,


compadécete ya, quita esa mano
de encima. No me sirve. Me da frío
y miedo. Si eres Dios, yo soy tan mío
como Tú. Y a soberbio, yo te gano.

Déjame. ¡Si pudiese yo matarte,
como haces Tú, como haces Tú! Nos coges
con las dos manos, y nos ahogas. Matas

no se sabe por qué. ¡Quiero cortarte
las manos! Esas manos que son trojes
del hambre, y de los hombres que arrebatas.

*

Se dice que este soneto ("casi herético") , de Blas de Otero en la revista Espadaña, fue una puntilla para la revista de poesía que dirigió Antonio González de Lama. Cosas de la época.

O no tanto. También nuestra época ha estado dando "puntilla y muerte" al Certamen de Poesía que lleva (ahora de nuevo) el nombre de este cura que escribía poco, hablaba con sabiduría y guardaba en su silencio lecciones que todavía hoy necesitamos.
Bien venida sea la "resurrección" de este Premio de Poesía en León.
Ojalá que otras crisis y censuras no vengan de nuevo a sacrificarlo.

###

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espero tu comentario amable. Me ayudará a mejorar. Gracias.

OTRAS ENTRADAS ANTERIORES