miércoles, 2 de marzo de 2016

despedirse a la francesa

esculturas de Bruno Catalano

querido amigo:
cuando más te quise
fue cuando en la vida, - y su viaje -, 
me negué a decirte adiós.
aunque, en general, decir adiós
es exclamar ¡hasta la vista!,
sin despedirnos nunca.

te despedí, no obstante,

cuando te acompañé al marcharte,
mas dejándote en el corazón
las señas del regreso
siempre ansiado.

no quise echarte;

no quiero prescindir de ti
jamás de los jamases;
no quiero perderte nunca,
ni que tú pierdas la esperanza
de partir para volver,
y regresar de nuevo a mi esperanza.

si acaso, amigo del alma,

despidámonos siempre "a la francesa":
sin decir adiós...
para que, tras el partir
y regresar, - de ambos -,
tú me honres, y yo te pueda festejar.


(agf/02.03.2mil16) 




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espero tu comentario amable. Me ayudará a mejorar. Gracias.

OTRAS ENTRADAS ANTERIORES