lunes, 19 de enero de 2015

hacer chirletas


quizás no exista; tal vez no existía; no sé si existirá...
vengo del río; del remanso que está donde una vez estuvo un puente.
vengo de hacer "chirletas" en el agua mansa, casi quieta. hoy hice diez y siete. las últimas, pequeñas, juntas, casi rizos de gotas incontables; casi peces, que salían a cazar efímeras...
para hacer "chirletas" hay que ser niño (o niña). verás: coges una piedra a tu medida. a la medida de tus dedos. una piedra lo más plana posible, como una galleta. y te agachas en la orilla del río plano... y ¡zas!: lanzas al agua la piedra. puedes lanzarla con el brazo abierto, como una guadaña pequeñita; o también a sobaquillo que es como esconder la mano debajo del sobaco después del lanzamiento. la cosa es que la piedra-galleta comience a brincar sobre el espejo del río, como si fuera dando besos. los besos son un collar de círculos, cosidos por la fuerza que hayas dado. mientras más fuerza, más besos; y mas saltos...
ya te digo: hoy tiré al río 17 besos. y decenas de peces salieron a cogerlos.
desde hoy quiero que exista para ti la palabra "chirleta"...



(agf/19.01.2mil15)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espero tu comentario amable. Me ayudará a mejorar. Gracias.

OTRAS ENTRADAS ANTERIORES