sábado, 22 de noviembre de 2014

¿ZEN?


LO "MEDITATIVO": la explicación de los deseos.


Han existido etapas en mi vida en que ha estado de moda (a veces amablemente impuesta) esa especie de forma del budismo, el ZEN, que recurre a la meditación, - para el control del espíritu -, mediante técnicas concretas que persiguen la iluminación. Normalmente esas etapas viene de épocas personalmente oscuras. Quizá por eso.
A los maestros del Zen nos los dibujan sentados. Y es que es verdad: yo también creo que la mejor meditación se debe llevar a cabo sentados.
Pero el zen no deja de ser una teoría, "que explica el acto". Meditar es algo más profundo, como aseguran los latinos (otra vez los latinos), cuando dicen que meditar es reflexionar, pensar; pero "como una explicación de los deseos". Para eso usaban el término "meditativus", meditativo. Ya decía Virgilio, en sus pretensiones poéticas: "Meditari silvestrum musam", ejercitar (desear alcanzar) la musa pastoril.
Volviendo al que yo digo mejor recogimiento para pensar, sentado - hacer una reflexión cuidadosa -, tenía razón Plinio el Mayor, que decía que las aves la tienen toda (la razón), pues se sientan en los huevos ("sedere in ovis") para empollar a sus hijos. Idéntica razón tenía Séneca, al decir: "Sedere fideliter in animo", grabar profundamente en el alma...
Por eso ahora me permito repetir con Plinio: "Sedere coepit sententia haec": Empezó a tomar consistencia esta opinión (en mi). Sigue sentada en mi.


(agf/22.11.2mil14)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espero tu comentario amable. Me ayudará a mejorar. Gracias.

OTRAS ENTRADAS ANTERIORES