miércoles, 25 de junio de 2014

no hay quinto malo

 Nota de Prensa:

QUINTO ENCUENTRO POÉTICO EN SAN MIGUEL DE ESCALADA
 "MARCAS DE CANTORES"
 día 5 de julio de 2014




ENCUENTROS POÉTICOS EN SAN MIGUEL DE ESCALADA

¿Por qué estamos aquí?

En el año 2010 dimos comienzo a un sueño. Entonces comenzamos a mudar de una utopía a una realidad palpable. La utopía es una realidad posible en estado embrionario, y se hizo realidad con las manos laboriosas, tejiendo silencios en este lugar mágico, ancestral y atávico. 
El equipo A del Primer Recital, "Poesía en la piedra y en el Silencio" lo formaron:
- Juan Carlos Mestre, el "maestro"; el filósofo y sensible acariciador de las palabras. 
- Cecilia Quilez, la pequeña musa de la música;
- Beatriz Russo, la "delicada prisionera" Beatriz de Dante; y 
- Rafael Saravia, el otro ángel pareja de Miguel, "Rafa-El", ángel del dios sanador.

En el año 2011, con el Segundo Recital, rompimos "los silencios de mármol", con tres nuevos poetas:
- Raquel Lanseros, una leonesa de Jerez de la Frontera, que está encontrando su certeza entre la "poesía de la incertidumbre";
- Luis Artigue, otro leonés que escribe historias, "dispara balas con su nombre" en los periódicos, y que respira en la poesía; y 
- Vicente Gallego, valenciano que trabaja en un vertedero de residuos, y que "se columpia en la alta rama de la palabra oída, regalada... enamorada".

En el año 2012, con el Tercer Recital, nos quedamos más cerca , "...donde cabe la fantasía", con:
- la raíz mozárabe, con las canciones de amor de sus jarchas;
- la raíz pastoril, con Neptalí de la Varga;
- la raíz pueblerina, de Sahelices del Payuelo, Valdabasta y Comarca de Rueda, con José Luis Puerto, "gran recolector de tradiciones";
- la raíz astur, y su rama de Lancia, con Eduardo Urdiales. 

En el año 2013, con el Cuarto Recital, "AlgArabías" volvimos a las fuentes, a los buenos principios de la poesía leonesa; de hace mil cien años, y de ahora mismo, con:
- Ángel Fierro, "colector de romances", y de profundos poemas personales;
- Francisco Álvarez Velasco, participe de la "sensibilidad y la delicadeza" de la poesía musulmana medieval, con sus baladas actuales; y
- José Antonio Llamas, otro "claraboyo", bebedor de las fuentes clásicas, y "vendimiador de tradiciones orales y legendarias leonesas"...

   En este año 2014, recorremos algunas marcas de canteros de este edificio "único", y singular, - junto a la iglesia románica posterior -, marcados  en su piel con signos misteriosos a los ojos de hoy. Sus múltiples "marcas de canteros" son algo más que señales de arquitectos y albañiles, de artesanos manuales con su firma, de indescifrables rezos a las divinidades... Son, como los versos con palabras de las lápidas y de las inscripciones, signos de puntuación de la poesía; signos de admiración de los hombres del medievo, que eran, sin duda,  mucho más cultos que los de hoy. Estas "marcas" son verdaderas "marcas de cantores"; de poetas...  Por eso el título del Recital de este año: MARCAS DE CANTORES.


Los constructores de este Monasterio fueron, desde el principio, poetas de la piedra. La piedra es viva, aquí. Por encima incluso de la muerte. Se levantó este edificio sobre las ruinas anteriores, con piedras labradas para el recuerdo de los muertos; con aras esculpidas con los nombres de santos y de santas ( no sólo de una religión) : santos astures, santos romanos, santos hispanos... y santos cazurros, comarcanos); con versos lastimeros a la muerte de los próximos: abades, monjes, soldados, hermanos, legos,  y paisanos...  

El Monasterio de San Miguel de Escalada es un poema silencioso en piedra. Con estrofas y versos sueltos, grabados por doquier. Sus inscripciones son rimas “milimétricamente” puntuadas en la piedra; desconocidas, olvidadas y menospreciadas. Tienen métrica poética, claro que sí.
 Tenemos en marcha un trabajo personal para divulgar los contenidos áridos de estos gritos en la piedra y en los pergaminos, con un modesto , pero atrevido, entusiasmo de poner tildes de poesía en las simples traducciones conocidas, que a veces nos dejan frios y lejanos. Lo mostraremos, si Dios quiere, en próximas ediciones de este Encuentro Poético... Así lo proponíamos ya en el primer recital del año 2010,  que titulamos "Poesía en la Piedra y en el Silencio".

 Porque el más grande y mejor atributo de San Miguel de Escalada es el silencio. Y el silencio es más fértil y sonoro cuanto más se respeta. Del silencio sonoro del alma de los hombres es de donde nacen los mejores poemas, que se escriben en la tierra, y en la piedra. Y en la imaginación. ... También en el papel.  Hoy queremos que unos cuantos silencios de poetas se escriban ahora aquí. Se escriban con el verbo; con la palabra. Con las palabras de hoy. Con sus palabras, y las nuestras. Y con las palabras y signos de los que nos precedieron en este rincón de paz, de sosiego y de luz.

Este año, pues, toca la "traducción" de cuatro nuevos poetas leoneses:
- Antonio Gamoneda, "el gran padre Gamoneda", como dice su discípulo Mestre;
- Eloisa Otero, discípula y amiga entrañable de Gamoneda; "provocativa, socialmente implicada, y sensible";
- Toño Morala, "el poeta rojo" y revolucionario, cercano a las raíces populares; y
- Salvador Negro, un "ordenanza de la poesía"  que está empezando a copiar bien "al dictado de la palabra"... 

 Vamos a ello. Sed todos bienvenidos. Y "que la luz y la paz estén con todos", como saludaban los astures de este tierra.

¡¡¡Estamos aquí. Para seguir!!!



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espero tu comentario amable. Me ayudará a mejorar. Gracias.

OTRAS ENTRADAS ANTERIORES