viernes, 3 de enero de 2014

dejar de ser anónimo



dejar de ser anónimo 

hasta ayer,
el secreto esencial
era la obra excelsa
que escondía el autor...
poeta anónimo, admirador misterioso 
de la desconocida belleza, - y no conocido él -...
amador que oculta, - sin saber - 
en su supina ignorancia,  
la enjundia de las cosas...
que están ahí, a su pesar...
en toda su hermosura.

hoy han grabado su nombre 
en el papel,
en el plástico duro de una portada,
en el suave cartón de una solapa,
en el prosaico espacio de un cheque
nominativo...
en el aplauso fácil - y poco creible - al portador,
                            que le dan los demás...

pero al llegar a su alcoba,
donde rasga lo más íntimo de su soledad,
se asusta
de una sombra que brilla en el espejo
de la hoja central de su ropero,
y no se reconoce...
... nada es igual
que cuando era anónimo.

(agf/03.01.2mil14)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espero tu comentario amable. Me ayudará a mejorar. Gracias.

OTRAS ENTRADAS ANTERIORES