domingo, 17 de noviembre de 2013

ENGAÑADOS COMO CHINOS



"El bien que hicimos en la víspera es el que nos trae la felicidad por la mañana".
(proverbio chino)

Es tremenda la vida de los hombres: 
no pedimos nacer,
no sabemos vivir...
no queremos morir. 

Mañana amanece, seguro.
Seguro que amanece.
Por la mañana viene 
una sombra que anoche sembraba 
toda clase de bienes - en promesas -,
desparramando estrellas en el cielo.
Viene y se desvanece.
La víspera estuvo preñada de parabienes;
de manos izquierdas
que no supieron lo que hicieron las derechas;
estuvo llena de luciérnagas 
muertas hace millones de años en lejanas nebulosas.
La víspera nos traía cometas 
portadores de felices buenas nuevas,
brillantes entre las pajas de un pesebre,
donde nace la vida, sin pedirlo.

Hoy oscurece, seguro.
Seguro que oscurece.
A medio día
una luz nos deslumbra
estos nuestros ignorantes ojos;
y permanecemos, bajo el sol, boquiabiertos.
Viene la luz, y se desvanece.
Como si un eclipse llegara de repente, a las tres de la tarde.
Y el corazón se nos encoje,
sin acertar a seguir los ritmos prescritos 
de diástoles y sístoles...

La mañana enternece, seguro.
Seguro que enternece.
La mañana  - que sueña con la felicidad
eternamente buscada y no conseguida, como si fuera un castigo,
sin saberlo - ,
está haciendo guiños a la belleza.
Quieren brotar en los labios del hombre
las palabras buscadoras de lo feliz y de lo bello;
en su calenturienta mente
navegan las ideas que sembraron los dioses;
y en su misterioso espíritu 
destellan incomprensibles teofanías,
que se adueñan del alma,  y la dominan con los miedos. 

Y a la postre,
cuando el final se hace más incomprensible
y más odioso, el hombre fenece...
Seguro, el hombre fenece.
Viene la muerte, y  todo, todo, todo...
se desvanece. 
... No existe la aurora de la felicidad
en este mundo. 
Vivimos engañados "como chinos".  

(agf/17.11.2mil13) 



###

   

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espero tu comentario amable. Me ayudará a mejorar. Gracias.

OTRAS ENTRADAS ANTERIORES