viernes, 13 de abril de 2012

Schumann




tengo tres minutos de locura
entre los dedos;
tengo una sensatez
apenas dominada;
la fe y el amor, juntos, se han alejado...
mas, ¡queda la esperanza!
 



agitación

la falta del amor me trae desasosiego;
y el desespero
me va comiendo el alma;
no tengo ningún dios
para adorarle...
sólo una diosa es capaz de levantarme;
aquí estoy de nuevo, sereno y aquietado,
firme, con mis rodillas desdobladas
de frente a la esperanza...
#

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espero tu comentario amable. Me ayudará a mejorar. Gracias.

OTRAS ENTRADAS ANTERIORES