viernes, 2 de marzo de 2012

la nuesa l.lingua viecha

la nuesa güela viecha

Hay palabras que son intraducibles, si no es desde el sentimiento inefable de un corazón bien arraigado. De un corazón que es eso: entraña.  Recuerdo a mis abuelos, - sobre todo a  mis abuelas - , que tenían unas raíces como rebollos viejos; y unas ramas tiernas, como rosales nuevos, recién podados en cada primavera…
Y ahora me toca a mí dejarlas: las flores, las copas de los árboles donde anidan los pájaros,… y las raíces entrañables.  

Hoy recuerdo:    

Achusmare

Achusmame ´l pitu, guaje;
y achusma por el furaco
 non vaya a venire alguien.
Allumbra,
allumbra, guajina,
cara pacá,
que no se ve un carallo.
Achusma, nenu,
y deprende;
mete ´l cuezu
en toas partes.
Achusma deque
las parellas de novios
se están afalagando.
Achusma, nena;
y deprende...
  
……………..

(una aproximación)

"Achusmare"
(no me atrevo a ponerlo en otro verbo)

Enciéndeme el cigarrillo, niño;
y mira por la rendija,
por si se acerca alguien.
Dame la luz, mi niña,
alúmbrame bien,
que no veo nada.
Atiende, niño,
y aprende;
mete la nariz en todas partes.
Mira cómo las parejas de los novios
se  están acariciando…
Atiende, niña;
y aprende…

(agf/02.03.2mil12)


 
### 



#

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espero tu comentario amable. Me ayudará a mejorar. Gracias.

OTRAS ENTRADAS ANTERIORES