martes, 12 de octubre de 2010

Quince años



Quince años.
(abrir el enlace en una ventana de navegación de incógnito)



Tiene mi niña, recién nacida,
una carita dulce,
dormida entre puntillas,
como una manzanita sonrosada.
Parece que sonríe.
No te rías, mi niña,
que la vida,
incierta,
te está abriendo la puerta, ay,
a lo desconocido.
..

Tiene mi niña, alegre y juguetona,
un juego de sortijas morenitas,
encima de sus ojos,
como virutas de ébano,
¡qué negros, ay,
caracolillos negros!
Parece que se ríe.
No te rías, mi niña,
que la vida,
incierta,
te está abriendo y cerrando, ay,
la puerta de lo desconocido.
...

Tiene mi niña, vestida de blanco,
una corona
de florecillas rosas en las sienes;
y en los labios rosados un beso de Jesús.
Parece que se ríe.
No te rías, mi niña,
que la vida,
incierta,
te está abriendo otra puerta, ay,
a lo desconocido.

....

Tiene mi niña, recién perdida su niñez,
unos ojos serenos,
acastañados, firmes;
como una gitana bailarina.
Parece que se ríe.
No te rías, mi niña,
que la vida,
incierta,
te está abriendo y cerrando, ay,
una puerta más a lo desconocido.
.....

Tiene mi niña, hoy, ¡quince años ya!.
Aunque yo no lo quiera,
ha dejado de ser, ay,
la niña manzanita,
rizosilla,
de risueños labios,
de ojazos de gitana.
Parece que NO ríe.
Sonríe, hija,
que la vida,
incierta,
te abre una puerta hermosa a lo desconocido.
......

Y déjame decirte que te quiero.
                                                         Papá

.

(Este poema fue publicado en un periódico de León,
 como mi felicitación de cumpleaños, cuando mi hija cumplió sus preciosos 15)  

###

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espero tu comentario amable. Me ayudará a mejorar. Gracias.

OTRAS ENTRADAS ANTERIORES