viernes, 12 de febrero de 2010

Espíritu efímero


image hosting file

Espíritu efímero

Hubo una vez un pleroma
que fue principio supremo de las cosas.
El Ser, pleno, emanaba eternas potencias;
y parieron eones:
periodos de tiempo indefinidos
e incomputables.

Mi pensamiento es posterior a la eternidad;
pero no hay eternidad.
Nací de un cuerpo
que fue todo lo contrario
a una perpetuidad, que es aquello
que no tiene principio,
ni fin tendrá en el tiempo.

Mi vida es coetánea de un instante
mortal, perecedero.
No tiene eternidad,
porque no hay eternidad.

Mi alma es anterior a la eternidad;
pero no hay eternidad.
Quiero llamarme "Mi eternidad",
como a un emperador
de los romanos.

Mi alma, incomprensible, es evieterna;
pero ¿cómo?,
¡si no hay eternidad!

(Noviembre.2006)

@

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espero tu comentario amable. Me ayudará a mejorar. Gracias.

OTRAS ENTRADAS ANTERIORES