domingo, 14 de febrero de 2010

el ombligo


mirarse el ombligo es, familiarmente, complacerse una persona contemplándose a sí misma.
aquí todo cristo se siente ser el ombligo del mundo:
- los políticos, que son como los chulos de los putas, por eso de la "res pública"... 
decía mi abuelo que ser un puta - un puta, en masculino - es mucho más grave que ser un hombre o mujer de mala vida.
- los periodistas, que son, a menudo, los altavoces de los políticos, con una ruleta manual o una tecla de on/off, para la voz y para la sintonía.
- los "socialmente" llamados cultos: profesores, catedráticos, escritores; repartidores de la cultura en pequeñas dosis, previamente estudiadas, programadas y calibradas.
- los economistas, que sin saber llevar su casa nos explican con estadísticas el pasado, el presente y el futuro.
- los profetas religiosos, cada cual desde su púlpito, que ningunean las íntimas religiones de los otros. y las echan a los infiernos, a los purgatorios y a los limbos.
- y los poetas, que son como los niños que se han negado a crecer, porque este mundo real dicen que no es el suyo.

¿donde estamos nosotros, los que no tenemos ombligo?
- en otro lado de la barra del burdel.
- en el otro lado del transistor de radio.
- en el lado oscuro de la vida.
- en la paganía, en la herejía; o tal vez en alguna idolatría.
- en un mundo de viejos, arrugados por la realidad, y llenos de cicatrices.

a mi me gustaría recuperar mi ombligo - mi primera cicatriz -. y mirármelo de vez en cuando... ¿a quién no?
puede que hasta tenga pelusas...
                                              

@@@

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espero tu comentario amable. Me ayudará a mejorar. Gracias.

OTRAS ENTRADAS ANTERIORES