domingo, 3 de enero de 2010

LANCIA ASTURUM ("Lancia de los Astures")



Invocación:
De divis aeternis furorem rogavi
ad glorias canendum asturicae gentis;
eis gratias refero, meas audiant preces.
Irate, Astura, magne fluvie Patriae,
genium tuum recinge, ad me mitte illum,
specie mugitus fluvialis revivat,
retrahat memorias de terra natale
quas solum afflatu vivent in aeternum.

Exhortación final:
Inclitos antepasados
tuvimos en esta tierra
en aquella Edad Antigua
y tambiém en la Edad Media.
Imitadles, leoneses,
cuando necesario sea;
nunca está todo perdido
si por León se pelea.


Así empieza y termina su libro un hombre de esta tierra, Eduardo Urdiales Laredo. Un libro entero así: curioso, imaginativo y misterioso...

Yo no me he reprimido la curiosidad, y he comprado el último libro de Eduardo Urdiales, "Lancia Asturum" (Lancia de los Astures).
Es un librito, de 80 páginas, en unos versos romanceados, de una cosecha muy personal de este curioso autor. Hay datos muy particulares, y mucha imaginación (al menos eso es lo que creo, al leer sencillamente el librito, sin más datos añadidos, que me gustaría que aportara, si es que los tiene)...

En la página 19 pone estos versos, que encabeza así:


Reliquias de Lancia/Rueda.
3.- El pozo misterioso.

Otra cosa pasó en Rueda
que casi se me olvidaba:
cuentan que junto al castillo,
donde ahora hay una casa,
se abrió la tierra y surgió
una oquedad extraña
con la boca no muy grande
y que no era pozo de agua,
porque dicen que las piedras
allí dentro arrojadas
producían sordos ruidos,
igual que si rebotaran
en algunos escalones
de pendientes pronunciadas;
nadie se atrevió a bajar,
que la vela se apagaba.
.........

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espero tu comentario amable. Me ayudará a mejorar. Gracias.

OTRAS ENTRADAS ANTERIORES