jueves, 8 de noviembre de 2007

EL UROGALLO


............................................................
¿Quieres oír su canto?
ABRE EL ENLACE EN UNA PESTAÑA NUEVA...
...











Hoy he visto un urogallo.Creo que en realidad era una hembra.

Es muy curioso: ya casi ni se pueden ver las gallinas, como pasaba antes. En los pueblos ya no hay gallinas sueltas por las calles. Ni gallinas sueltas por el corral, picoteando granos, escarbando la tierra de la huerta, buscando insectos y merucas, y comiendo las ortigas. Ya no quedan gallinas, ni calles de tierra, ni corrales. Casi ni pueblos. Al menos con todo eso.

Pues bien: fue en un viaje de León a Gijón, por la autopista. Habíamos dejado atrás el páramo leonés, que apenas rompe su monotonía con algunos bosques de pinos de re-población, y pasando el área de servicio de Rioseco de Tapia nos deleitó la vista un bosquecillo de robles pardos, vestidos aún cara al invierno; con una cama, a sus pies, de helechos secos, pardos también, que alfombran la solana repleta de cárcavas y vienen a besar el asfalto de la vía de los coches.
De pronto, en el arcén de la derecha, apareció una hembra de urogallo: serena, con un plumaje rojizo con manchas pardas y lechosas. La visión fue como una ráfaga. Quizás pudiera ser un macho joven. Adiviné un pico curvoso y demasiado prominente con un brillo de marfil, y una cresta de plumas, que se me antojaron rojas. Sí, quizás fuera un macho joven. No llegué a ver bien su cola, pero me pareció que tuviera un abanico...
Fue una triste pena no pasar más despacio. Y no tener a mano, sin premura, la cámara de fotos. Me quedé con las ganas y seguí con las prisas. Allí quedó, - queda, serena, confiada -, la presumida hembra. O el macho joven.
Hoy parece mentira que sea día 7 de noviembre. A las tres de la tarde, camino de la montaña leonesa, teníamos 21 grados y medio. Quizá sea por eso que la hermosa gallina boscosa estaba allí, dando un paseo. Queda cerca el río Luna, que luce en su valle los chopos despeinados, con las sienes ralas y una cresta amarilla, rematada en un quiriqui verdín y viejo. Y quedan cerca las Tierras de Luna, Laciana y Babia, que son la patria del urogallo, ¡y bien que lo presumen!.



....







El urogallo (Tetrao urogallus) es una gallinácea que se encuentra actualmente en peligro de extinción, quedando algunos ejemplares a lo largo de las zonas boscosas de toda la cornisa cantábrica y los Pirineos.
---
A. Escalada

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espero tu comentario amable. Me ayudará a mejorar. Gracias.

ÍNDICE DE CATEGORÍAS:

OTRAS ENTRADAS ANTERIORES