domingo, 15 de febrero de 2015

No, señores, no...



Pasaba por aquí. 
Por la poesía. Desde 
hace tiempo.
Y me he quedado. Me quedo...
                                  si me dejan.

No, señores, no...
no vengo a pedirles nada;
sino a darlo todo,              a todos.

No, poetas, no...
no soy exquisito de palabras;
no me redigo.                        Cuando 
no acierto
a decir algo,                   guardo
                                                       silencio.

No se preocupen, no...
no busco asientos
de academia.                No voy a quitar el sitio
a los libros de ustedes,
que guardan
en enjauladas alacenas.

Yo soy aquel niño
que aprendió a leer                en El Quijote,
en la última fila de la escuela.                          Soy 
el nieto de Agustín,
que decía  villancicos de Góngora,
enfangado en el heno: 
"Caído se la ha un clavel
hoy a la Aurora del seno;         
qué gozoso que está el heno,                    
porque ha caído sobre él!"                 (Yo lo recuerdo.)

Soy un avaro: de querer
saberlo todo.    Leí la Biblia,             a Homero,
a Juan Ramón Jiménez, 
a Tagore...                                 a una inmensidad 
de hombres y mujeres que a todos nos superan.

Me inquietó siempre Arquímedes,
Heráclito, Platón;                                y Sócrates.
Y Galileo. 
Me regalaba fruición y fantasía
Marcial Lafuente  - que de segundo
apellido llevaba... 
                                Estefanía.          ¡Qué quieren que les diga!

Soy incapaz  de rimar verso
                                          y estrella; 
pero,              a menudo, soplo,
- o me sopla alguien que no conozco - 
y caso en una línea endecasílaba
"el polvo que yo soy y somos todos".
(Cuenten ustedes, cuenten:
                                ... son once cachos de poesía.)

           (agf/15.02.2mil15)


#

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espero tu comentario amable. Me ayudará a mejorar. Gracias.

ÍNDICE DE CATEGORÍAS:

OTRAS ENTRADAS ANTERIORES